985359826 y 645843524 consulta@pilardelamo.com
corazón roto
Se rompió el amor

 Lo primero que suele darse es la atracción sexual que es lo que une a las parejas y lo primero que desaparece. Hay quien dice que sigue sintiendo mariposas en el estómago como el primer día cuando ve a su pareja , pero esto no es lo frecuente.

1.-¿ Cómo se construye una pareja?

Este enamoramiento da lugar a un amor posado. A ¡ qué suerte tuve contigo¡ ¡ qué bien nos entendemos¡ y cuánto tenemos en común

Y como estamos bien, ya no seguimos buscando, decidimos que ya hemos encontrado y nos comprometemos.

Esta es la evolución más o menos de una pareja y ahora, que ya la tenemos,  a empezar a andar.

¿Qué pasa después que muchas de ellas se rompen?

Todo por el camino trillado. Los estudios, la Universidad, colocarse, diez años juntos. Lo siguiente: casarse. ¿Qué otra cosa se podía hacer?

Y se casaron. Era eso o dejarlo. Y ¿Cómo iban a dejarlo después de tantos años juntos? ¿Por qué habrían de hacerlo, además?

Se casaron muy jóvenes, un poco inconscientemente. Los empujaron a casarse, mejor dicho. Dos familias amigas, dos novios que habían empezado muy jóvenes. Una ciudad provinciana de matrimonios casi endogámicos

¿Porque ya se conocían tanto que estaban un poco aburridos de verse? Eso cambiaría con un paso más adelante en su relación.

Les fue bien. Más o menos. Lo habitual. Tuvieron tres hijos .El montó un empresa, ella empezó a trabajar en un bufete de abogados. Mucho trabajo, eso sí. Pero dio sus frutos, buena casa, vacaciones…

Él pronto empezó a aburrirse. Y  como pasaba tiempo fuera de casa por su trabajo, empezó a abrirse otros caminos. Había chicas atractivas y liberales en todas partes. Le gustaba seducir. Se encontraba joven, vital, revivía. No por nada había sido el guapo de la pandilla

Ella estaba enamorada y conforme con su vida. Era esa parte de la pareja que siempre hay y que quiere más. Se ocupaba de su trabajo, de sus hijos, de la vida social y de su marido cuando estaba. Era de carácter más tranquilo.                   

Unos ya empiezan mal

Un día descubrió que su marido era infiel. Le encontró unos condones en el neceser que llevaba de viaje y ellos no los usaban. Entonces, con gran dolor se hizo con su móvil y vió llamadas largas a un  número desconocido.

Entendió en ese momento su afán por vestirse juvenil y quitarse unos kilos. Al principio se hizo la sueca y luego le preguntó abiertamente qué pasaba. Nada, tonterías.

Ella fingió creer que había sido un rollo. Le habló de responsabilidades, de hijos, de lo mucho que se había sacrificado por él.  El, cerró esa historia e intentó centrarse en su vida familiar y en su mujer. A fin de cuentas habían creado una empresa familiar, económica, tenían una hipoteca común… No quería tirar por la borda todo lo creado y además se sentía culpable.

La cerró, pero no era feliz. Comprendió que hacía mucho tiempo que ya no estaba enamorado de su mujer, incluso mucho antes de casarse. La inercia le había llevado a esa situación en la que se había comprometido hasta las cejas

Ella, tampoco lo era. Tenía al marido a su lado, pero sabía que estaba deseando estar en otro sitio. Notaba como la miraba con amargura y le reprochaba en silencio su propia existencia. Pero ella le quería y confiaba en que las cosas se arreglasen

Ninguno de los dos volvió a hablar de ello. La casa se convirtió en una función permanente.

Juntos en las reuniones familiares, en las salidas de amigos, en las fiestas de los colegios, universidades y luego en las bodas de los hijos. Un paripé bien diseñado y dos seres desgraciados que se culpaban mutuamente de su infelicidad.

¿Hicieron bien? ¿Desperdiciaron otras oportunidades? ¿Les reconocerán el sacrificio en otro sitio? ¿Sus hijos? ¿Es que no notaron el paripé y la frialdad?

otros evolucionan de forma distinta

y es que Manolo con el que tenías en común el amor por la aventura y por los viajes, resulta que ya había agotado su cupo y contigo lo que quiere es encontrar paz en casa.

O sea que te la dió,  porque tu eres inquieta por naturaleza y si lo llegas a saber…

O la ternura que te despertaba  Álvaro por ser un idealista, resulta que ahora viviendo de tí ya te parece otra cosa.

Y la gracia que te hacía Ramón y ahora le miras y te dices, :pero ¿qué pudo haber visto yo en este hombre?

¿Y Ana?  que fue convertirse en madre y olvidarse de tí completamente?

O tú misma que fuiste cambiando con el tiempo y tu pareja quedó tan estancado como el primer día.

les pone a prueba la vida

¿Quien esperaba tener una suegra que se mete en todo y un marido que le da la razón? ¡Si es que sólo le falta meterse en la cama¡

¿O que tuviéramos los niños tan seguidos y Manolo se quedara en el paro?

¿O que Luisa que siempre fue tan seria, perdiera los papeles por aquél compañero que la sedujo en las guardias y su vida se levantó de patas?

Y tienen  poca capacidad de adaptación

Esos, los que siguen haciendo lo mismo aunque tu les digas : Que voy acabar separándome”

-O que seas más romántico, que me digas que me quieras.

-¿Qué te lo diga?  Ya te lo dije cuando nos casamos, ¿qué más quieres?

Hay los que quieren tener una mujer en casa y solo encuentran una madre, pero ¿entonces para que me casé yo?- se preguntan

O los que no saben comunicarse , o los que no saben que los niños cambian la vida y quieren seguir haciendo lo mismo de siempre.

O quienes no tienen paciencia y no esperan a que lleguen tiempos mejores

¿Quiénes sobreviven?

No se sabe con certeza

Hay un fenómeno que se llama apalancamiento y en estos temas se refiere a que una situación que es mala se rompe o porque se agrava, o porque aparece algo mejor fuera.

En lenguaje normal, María Y Roberto que van de aquella manera, con sus cosas y sus crisis envejecen juntos porque fueron sorteando las dificultades  y la vida no les puso a nadie delante.

Sin embargo Julia y Antonio rompen porque en la misma situación que los anteriores, uno de ellos conoció a alguien que le cantó la oreja y le ofreció otra alternativa mejor. Y lo que no se rompió en 30 años, se rompió en un instante.

Y están Manolo y Carmen a los que les llegó la gota que les colmó el vaso y pasaron de aburrirse cordialmente a insultarse y como que no, Carmen se dijo; “hasta aquí podíamos llegar y se fue”.

Por último están los agraciados con la lotería

Por último hay aquellos a los que se les ve muy compenetrados después de 25 años. Que habrán tenido sus cosas, seguro, pero por carácter y sintonía no debieron ser muy gordas, Y ahí les ves, la envidia de todos.

Aunque yo he de confesar que siempre cruzo los dedos, porque ¿no os acabáis de enterar que Maribel y Alberto que parecían tan unidos acaban de separarse?

-Que dices? Imposible

-Pues si, como lo oyes.

por eso yo no digo nada.

¿Y tu que piensas? Espero tus comentarios

si quieres leer mas, sobre parejas pincha en el enlace para conocer las bases de una relacion

http://psicopedia.org/7708/pilares-relacion-pareja/