985359826 y 645843524 consulta@pilardelamo.com
¿ El amor lo puede todo?

¿ El amor lo puede todo?


¿El amor lo puede todo?

¿ Conoces el cuento de la Bella y la Bestia?


En el que una chica corriente  dulce y sacrificada consigue con amor do- mesticar a una Bestia?


¿Y en el que la Bestia de repente se convierte en un príncipe azul que por un maleficio se escondía bajo el disfraz de un monstruo grande y pelu-
do?



¿Viste que bobada?


Pues que sepas que es un cuento de hadas escrito por un francés en el si- glo XVIII , que utilizó Disney con gran éxito , 

que además se hicieron películas muy taquilleras y que es el argumento
de un musical de los más vistos en el mundo.


¿Y eso? ¿Será la música?


Algo de eso será, pero no todo.


El mensaje fundamental del cuento  es que la belleza está en el inte – rior 

y esto es algo que todos queremos oir porque nos perdona todo



vayamos más dentro.


El cuento nos enseña que el amor todo lo puede.


Pero , ¡ que mentira, por Dios¡


Las bestias son bestias , no príncipes encantados y por mucho que los quieras no se van a convertir en otra cosa.


Ah, pero si lo sabes llevar, tu vas a hacer que ese novio mujeriego que tienes cambie o,

ese chico que conociste como alcohólico con tu dedicación y esfuerzo lo vas a recuperar.


Y si para eso tienes que sufrir, no te preocupes, que al final tendrás recompensa. Al final , encontrarás al amor, al verdadero príncipe.


Ay madre, la de chicas que insisten e insisten en sus relaciones creyendo que ellas los van a poder cambiar.


Si, por ejemplo, Ana.


Que es responsable y sacrificada hasta más allá de lo que te puedes imaginar y que entre sus tareas diarias está el controlar a Antonio que se le es-capa en cuanto puede.


Si, es esos que van a tirar la basura y vuelven al día siguiente.


Pero Ana, siempre con la sonrisa en los labios , tiene la fe inquebrantable de que el cambiará.


Y con este cuento ya pasaron unos cuantos años y vivió unos cuantas no- ches buscándole de bar en bar. Y suma y sigue.


Ella sueña con que se canse de correrla y entonces su abnegación y sacrificio valdrán la pena.


¿ Y que se encontrará? ¿ Un viejo alcoholizado? ¿ Un mujeriego al que se
le acabaron las pilas? ¿ ¿Alguien que no tiene donde ir?


A ver, que no está bajo ningún hechizo, que te enteres. Es que él es así y
no te respeta nada.


Mira lo que nos enseñan en los cuentos.


Luisa se lamenta de los años perdidos sufriendo con un hombre que no la trataba bien.


Ella también pensaba que podría cambiarlo. Hoy  reconoce que ya era así de novios, que ya veía que era agresivo y que bebía demasiado.


¿ Cómo no lo dejó entonces?


¿ Os dáis cuenta?


Nos enseñan que los hombres no son responsables de su comportamien -to, que los pobres no lo pueden evitar porque están bajo ese hechizo ma ligno. 

Que la abnegación y el amor de una mujer puede salvarlos.



Y el amor triunfará.


Y ¿Por qué no nos enseñan el camino fácil?


¿Y por qué no nos enseñan a evitar los peligros? ¿Por qué no nos enseñan a apartarnos de las bestias?


¿ A escoger a personas que estén bien, se traten bien, nos quieran?  ¿ A te-ner relaciones recíprocas, yo por ti y tu por mi?


¿No sería lo natural?


Oye  ¿y tú?


¿Qué haces cuidando a un hombre que no se cuida a si mismo, a un hom-bre que no te respeta, que te pone los cuernos, que bebe o que aparece y desaparece?


¿De verdad crees que lo vas a cambiar? ¿No es más probable que acabe arrastrándote con él en su caída?


¿Qué haces cuidando a un irresponsable?


¿Que te da pena?


¿Y de ti, no te da pena?


Mira, o te apartas cuanto antes o le pones un ultimátum para que solucione lo que tiene que solucionar, y si no es así, huye antes de que te conta-mine.


A ver si te conviertes en bestia tu también.


¡ Dos que duermen en el mismo colchón….


Las chicas que busquen a uno hecho y derecho que funcione bien desde el principio y si no, están mejor solas.


Y dejémonos todos de cuentos de hadas.



Si te pasa esto o algo parecido a tí y quieres salir de una situación de en-
ganche emocional yo te puedo ayudar, llámame o mándame un email y
lo vemos




Pilar del Amo
985 35 98 26 / 645843524
consulta@pilardelamo.com




Estimado usuario, para mí es muy importante la privacidad, por ello, en cumplimento del nuevo RGPD te recuerdo que recibes este email porque te has suscrito de manera voluntaria a mi lista de correo electrónico. Tus datos se almacenarán en un fichero denominado “Suscriptores”, con la finalidad de enviarte correos electrónicos. Asimismo, te informo de que tus datos serán tratados con la mayor confidencialidad posible y que con tu aceptación estarías mostrando tu consentimiento a recibir correos electrónicos comerciales propios o sobre productos de terceros. En cada comunicación que recibas de esta web tendrás la opción de darte de baja de esta lista y revocar tu consentimiento”. 



Sent to: _t.e.s.t_@example.com

Cancelar suscripción













El amor no lo puede todo.
¿ Conoces el cuento de la Bella y la Bestia?
En el que una chica corriente  dulce y sacrificada consigue con amor domesticar a una Bestia?
¿Y en el que la Bestia de repente se convierte en un príncipe azul que por un maleficio se escondía bajo el disfraz de un monstruo grande y peludo?
¿Viste que bobada?
Pues que sepas que es un cuento de hadas escrito por un francés en el siglo XVIII , que utilizó Disney con gran éxito , 

que además se hicieron películas muy taquilleras y que es el argumento de un musical de los más vistos en el mundo.
¿Y eso? ¿Será la música?
Algo de eso será, pero no todo.
El mensaje fundamental del cuento  es que la belleza está en el interior 

y esto es algo que todos queremos oir porque nos perdona todo

vayamos más dentro.
El cuento nos enseña que el amor todo lo puede.
Pero , ¡ que mentira, por Dios¡
Las bestias son bestias , no príncipes encantados y por mucho que los quieras no se van a convertir en otra cosa.
Ah, pero si lo sabes llevar, tu vas a hacer que ese novio mujeriego que tienes cambie o,

ese chico que conociste como alcohólico con tu dedicación y esfuerzo lo vas a recuperar.
Y si para eso tienes que sufrir, no te preocupes, que al final tendrás recompensa. Al final , encontrarás al amor, al verdadero príncipe.
Ay madre, la de chicas que insisten e insisten en sus relaciones creyendo que ellas los van a poder cambiar.
Si, por ejemplo, Ana.
Que es responsable y sacrificada hasta más allá de lo que te puedes imaginar y que entre sus tareas diarias está el controlar a Antonio que se le escapa en cuando puede.
Si, es esos que van a tirar la basura y vuelven al día siguiente.
Pero Ana, siempre con la sonrisa en los labios , tiene la fe inquebrantable de que el cambiará.
Y con este cuento ya pasaron unos cuantos años y vivió unos cuantas noches buscándole de bar en bar. Y suma y sigue.
Ella sueña con que se canse de correrla y entonces su abnegación y sacrificio valdrán la pena.
¿ Y que se encontrará? ¿ Un viejo alcoholizado? ¿ Un mujeriego al que se le acabaron las pilas? ¿ ¿Alguien que no tiene donde ir?
A ver, que no está bajo ningún hechizo, que te enteres. Es que él es así y no te respeta nada.
Mira lo que nos enseñan con los cuentos.
Luisa se lamenta de los años perdidos sufriendo con un hombre que no la trataba bien.
Ella también pensaba que podría cambiarlo. Hoy  reconoce que ya era así de novios, que ya veía que era agresivo y que bebía demasiado.
¿ Cómo no lo dejó entonces?
¿ Os dáis cuenta?
Nos enseñan que los hombres no son responsables de su comportamiento, que los pobres no lo pueden evitar porque están bajo ese hechizo maligno. 

Que la abnegación y el amor de una mujer puede salvarlos.

Y el amor triunfará.
Y ¿Por qué no nos enseñan el camino fácil?
¿Y por qué no nos enseñan a evitar los peligros? ¿Por qué no nos enseñan a apartarnos de las bestias?
¿ A escoger a personas que estén bien, se traten bien, nos quieran?  ¿ A tener relaciones recíprocas, yo por ti y tu por mi?
¿No sería lo natural?
Oye  ¿y tu?
¿Qué haces cuidando a un hombre que no se cuida a si mismo, a un hombre que no te respeta, que te pone los cuernos, que bebe o se droga?
¿De verdad crees que lo vas a cambiar? ¿No es más probable que acabe arrastrándote con él en su caída?
¿Qué haces cuidando a un irresponsable?
¿Qué te da pena?
¿Y de ti, no te da pena?
Mira, o te apartas cuanto antes o le pones un ultimátum para que solucione lo que tiene que solucionar, y si no es así, huye antes de que te contamine.
A ver si te conviertes en bestia tu también.
¡ Dos que duermen en el mismo colchón….


Las chicas que busquen a uno hecho y derecho que funcione bien desde el principio y si no, están mejor solas.
Y dejémonos todos de cuentos de hadas.



Si te pasa esto o algo parecido a tí y quieres salir de tu situación, yo te puedo ayudar, escríbeme o llámame y lo vemos


Pilar del Amo985 35 98 26 / 645843524consulta@pilardelamo.com





























































  

Estimado usuario, para mí es muy importante la privacidad, por ello, en cumplimento del nuevo RGPD te recuerdo que recibes este email porque te has suscrito de manera voluntaria a mi lista de correo electrónico. Tus datos se almacenarán en un fichero denominado “Suscriptores”, con la finalidad de enviarte correos electrónicos. Asimismo, te informo de que tus datos serán tratados con la mayor confidencialidad posible y que con tu aceptación estarías mostrando tu consentimiento a recibir correos electrónicos comerciales propios o sobre productos de terceros. En cada comunicación que recibas de esta web tendrás la opción de darte de baja de esta lista y revocar tu consentimiento”. 


Sent to: _t.e.s.t_@example.com

Cancelar suscripción

h

¿Estás empeñada en que sea de tu talla?

¿Estás empeñada en que sea de tu talla?

dependencia emocional
empeñada en una relación que no te va

¿Llevas tiempo forzando que te guste y nada?

¿Estás intentando que te guste y no hay tu tía?

¿Fuerzas para que sea tu talla y no lo es?

Cada vez que le ves te dices. “Nada, esto no va, tengo que romper”, pero luego te llama y haces por ello otra vez, porque tu quieres que te guste, porque es eso o nada, ¿verdad?

Pero no te gusta.

No es tu talla y no te entra aunque lo pruebes una y otra vez

Siempre es agradable gustar, te halaga que se fijen en ti. Te arreglas y vas con la ilusión de tener pareja,  pero vuelves cansada de fingir. Te has aburrido como una ostra. Allí, escuchándole las bobadas que cuenta y en cuanto se te acerca que nada, que no se te mueve nada por dentro.

¡Qué buena actriz eres¡

El no se da cuenta de nada, porque aún cuando le dices que como amigo lo que quiera, pero que no sabes…. Tu comportamiento dice otra cosa. Coqueteas, siempre que te llama te encuentra disponible…

Ni siquiera se da cuenta cuando en un bar se te van los ojos a otro hombre

¿ Es que tienes que tener pareja a cualquier precio?

Oye, si estás feliz, vale

Pero, no te engañes. No estás enamorada ni nada parecido.

Bueno, me dirás que eso no es lo más importante, que el caso es estar a gusto.

Si, de acuerdo, pero ¿ lo estás?

Es que tu siempre tuviste pareja y no te acostumbras a estar sola.

Es que hace mucho que nadie se fija en ti, y para uno que lo hace…

No sufras, también puedes estar sola.

Porque si tratas de adaptarte a algo que no te convence, si te engañas a ti misma vas a rabiar, Te vas a enfadar con él y contigo misma

Y no te hagas la interesante con las demás que ya vemos que eso no tira por mucho que tu te empeñes. Si se te ve a la legua que no te hace ninguna ilusión…

Te gustaría que te gustase, ya lo entiendo, porque estar enamorada es muy guapo, pero…

¿Eres de las que se cree menos sin un hombre?

¿No me digas que  tu eres todavía de las que necesita que las saquen , las traigan y las lleven?

Pues que sepas que eso también es dependencia emocional

¿Cómo realizar un gran cambio con un pequeño paso?

¿Cómo realizar un gran cambio con un pequeño paso?


un camino empieza con un paso
el valor de los pequeños pasos

“Un viaje de mil millas comienza con un primer paso”. Lao Tzu

Alicia está confusa.

– ¿Confusa, Alicia?

-No, harta.

Inmersa en una vida que lleva arrastrando años, tirando por carros y carretas, ahora llegó su momento de no puedo más, de la gota que ha desbordado su vaso. Y quiere un cambio.

Se siente acorralada y lo que tiene en la mente es esa imagen de las películas, del que está enfadado y en un arranque, tira todo lo que tiene encima de su mesa.

Quisiera dejarlo todo atrás e irse a una isla desierta. DESIERTA

-Alicia, ¿qué tienes en mente?

-¿Un cambio radical? ¿Crees que es lo que necesitas?

Quizás,  sí. Aunque desde que te conozco esto es algo que te pasa periódicamente y luego, no sé cómo, vuelves a remontar y a tu vida de siempre. Y así hasta la próxima.

-¿No te has planteado otra estrategia?

Mira, todos los cambios  y encima los de 360º especialmente, provocan pánico. Junto el miedo a no lograrlo está el gran deseo de hacerlo y la consciencia de que la empresa a acometer es grande. Es fácil renunciar antes de empezar.

Hay que tener claro el horizonte al que te diriges, la motivación y ser muy resistente. Son demasiados factores que no siempre acepta el cerebro.

El miedo junto con el deseo pueden provocar que inconscientemente sabotees tus mejores acciones.

Que conste que no le pasa a todo el mundo. Hay personas a las que este exceso de emoción les estimula y les entusiasma. Desafiar sus miedos les supone un reto y se crecen. Seguramente, estas personas tampoco tienen tras si una historia de fracasos y son más resistentes.

Sea como fuere, hay otra forma de llegar al mismo sitio. En vez de los cambios totales, se puede utilizar la técnica de los pequeños pasos.

Con la técnica de los pequeños pasos puedes  enfrentar situaciones que de otra forma te angustian  e incluso transformarlas. Las pequeñas acciones satisfacen la necesidad de tu cerebro de hacer algo y alivian su angustia.

¿En qué consiste la técnica de los pequeños pasos?

En buscar las pequeñas mejoras diarias en relación con el objetivo que quieres cumplir.

A ver, Alicia, antes de pegar ese salto al vacío que tanto temes y que a lo mejor ni siquiera te hace falta, sal de tu zona de confort y e introduce pequeñas mejoras.

Pregúntate: ¿qué pequeños pasos podría dar que mejoraran mi situación?

Se trata de andar pequeños y cómodos pasos hacia la dirección adecuada. Ponerte en marcha a un ritmo que puedas asimilar y  que no te suponga una confrontación entre tus miedos y tus deseos. O que no te suponga un conflicto interior.

Estos pequeños pasos, son tan pequeños, que te los vas a permitir y poco a poco, sus efectos se van a ir acumulando, van a producir una tendencia, viendo si te gusta la dirección y al final van a producir el cambio deseado.

Y el objetivo puede ser cualquiera.

En tu caso, quizás lo primero aliviar tu ansiedad y tu hartura que no te dejan ver con claridad qué es lo que quieres hacer con tu vida. Qué cambiar y qué conservar. Y esto es peligroso, Alicia. Se necesita tener la cabeza más fría.

El miedo al cambio está arraigado en la fisiología cerebral y cuando el miedo se apodera puede impedirlo, el dar pequeños pasos supone un reprogramación de tu sistema nervioso, no te enfrenta directamente con tus miedos, ayuda a vencerlos de otra forma, es como engañar ese miedo y ese deseo tan fuerte de conseguir el objetivo que te bloquea.

El cambio más sencillo ayuda a la mente humana a circunnavegar el miedo que bloquea el éxito y disuelve la resistencia

Así, aplicando pequeñas acciones en un ambiente seguro las personas van desarrollando deseos de cambio y van probando sin grandes riesgos si van en la dirección adecuada

Sirve lo mismo para cambiar de vida que para cambiar un hábito.

Esto es lo que le sucede a Marina

-¿Sabes lo que te digo? Que no tienes ninguna fuerza de voluntad. ¿Cómo es que no puedes bajar unos kilos? ¿No ves que das en obesa?

Marina se queda desconcertada antes la recriminación de su madre. No sabe si está conforme o no con lo que le acaba de decir. Algo de razón debe tener, pues lleva tiempo queriendo quitarse esos kilos de más y sólo ha logrado durante este tiempo acumular más encima. Sin embargo, es voluntariosa y ha conseguido objetivos en principio mucho más costosos.

Supongo que ese comportamiento debe tener un lenguaje simbólico, que tapa algo y seguro que tiene raíces profundas. Pero, independientemente de eso, hoy en día es un hábito negativo con vida propia.

Si, después de tanto tiempo es algo repetitivo. Podemos buscar sus raíces y también podemos hacer algo inmediato para que no vaya a más.

A ver Marina, lo primero: dejar de engordar.

Si, yo sé que ella quiere, -su madre lo duda- pero yo no. Yo sé que ella quiere, pero está tan acostumbrada a fracasar que lo que está es desesperanzada.

Ha visitado endocrinos y empezado dietas de todo tipo para a la primera semana mandarlas a paseo.

Que no es eso, Marina. Que estás intentando un cambio radical que no se por qué razón pero a ti no te va.

No es que pases de todo, es que por una parte, ya  tienes la costumbre de satisfacerte con comida y por otra,  la idea de bajar todos esos kilos te resulta una empresa tan grande que no sé si te agota antes de concluirla o hace que te rindas antes de haber empezado.

El cerebro no resiste tanta ambivalencia.

¿Cómo?

Pues si Marina- que ya sabemos que no logra el cambio 360º que quiere- se preguntase:

¿Qué pequeño paso podría dar que me acercase a mi objetivo?

Al final, con esas pequeñas mejoras diarias podría iniciar un camino que pasito a pasito le llevaría a conseguir su objetivo.

Cuando mejoras un poco cada día, al final ocurren grandes cosas. No mañana, ni al otro día, pero si continúas, sigues haciendo y te das tiempo, finalmente llegarás a conseguir tu objetivo.

Además, se va cogiendo un nuevo hábito de forma permanente

Y así, al ritmo que cada uno pueda, va invirtiendo la dirección del camino.

A ver Marina, no me pongas pegas, que un éxito pequeño es  mucho mejor que un desaliento generalizado. No vas a adelgazar 20 kilos por suprimir el azúcar en el café pero si puede formar parte de un plan de adelgazar más  ambicioso al que hoy no te puedes enfrentar.

¿Y así cuánto tardo?

Pero, ¿a ti que más te da? Si total, yendo como vas no llegas nunca.

Tus primeras acciones puede que te resulten ridículas, pero si has estado años luchando para lograr un gran cambio y has fracasado, tienes que intentar  un cambio de óptica.

Las acciones pequeñas llevan muy poco tiempo y son agradables, engañan al cerebro que no se desespera por la magnitud de la tarea y le permiten crear nuevos y permanentes hábitos.

La idea no es que te quedes ahí, que te engañes como la  que se pone tibia a pasteles y pide sacarina para el café. No quiero que creas que estás haciendo algo que no estás haciendo. La idea es ponerse en marcha y desarrollar gusto por el cambio

Esas pequeñas acciones se van acumulando y van produciendo cambios sucesivos.

Tienes que salir de ese impass en el que estás que ni para adelante ni para atrás , progresivamente y a un ritmo que puedas asimilar para que el cambio sea permanente.

¿ Pierdes algo por intentarlo?

¿No?

Pues pregúntate, amable y pacientemente:

¿Qué pequeña acción puedo hacer que me ayude en la dirección de mi objetivo?

Y ya, a hacerla.

Para leer máshttps://www.pilardelamo.com/estrategias-para-no-frustrarte/

Comparte el artículo que seguro que le viene bien a más personas

¿Por qué se acaba el amor?

¿Por qué se acaba el amor?

corazón roto
Se rompió el amor

 Lo primero que suele darse es la atracción sexual que es lo que une a las parejas y lo primero que desaparece. Hay quien dice que sigue sintiendo mariposas en el estómago como el primer día cuando ve a su pareja , pero esto no es lo frecuente.

1.-¿ Cómo se construye una pareja?

Este enamoramiento da lugar a un amor posado. A ¡ qué suerte tuve contigo¡ ¡ qué bien nos entendemos¡ y cuánto tenemos en común

Y como estamos bien, ya no seguimos buscando, decidimos que ya hemos encontrado y nos comprometemos.

Esta es la evolución más o menos de una pareja y ahora, que ya la tenemos,  a empezar a andar.

¿Qué pasa después que muchas de ellas se rompen?

Todo por el camino trillado. Los estudios, la Universidad, colocarse, diez años juntos. Lo siguiente: casarse. ¿Qué otra cosa se podía hacer?

Y se casaron. Era eso o dejarlo. Y ¿Cómo iban a dejarlo después de tantos años juntos? ¿Por qué habrían de hacerlo, además?

Se casaron muy jóvenes, un poco inconscientemente. Los empujaron a casarse, mejor dicho. Dos familias amigas, dos novios que habían empezado muy jóvenes. Una ciudad provinciana de matrimonios casi endogámicos

¿Porque ya se conocían tanto que estaban un poco aburridos de verse? Eso cambiaría con un paso más adelante en su relación.

Les fue bien. Más o menos. Lo habitual. Tuvieron tres hijos .El montó un empresa, ella empezó a trabajar en un bufete de abogados. Mucho trabajo, eso sí. Pero dio sus frutos, buena casa, vacaciones…

Él pronto empezó a aburrirse. Y  como pasaba tiempo fuera de casa por su trabajo, empezó a abrirse otros caminos. Había chicas atractivas y liberales en todas partes. Le gustaba seducir. Se encontraba joven, vital, revivía. No por nada había sido el guapo de la pandilla

Ella estaba enamorada y conforme con su vida. Era esa parte de la pareja que siempre hay y que quiere más. Se ocupaba de su trabajo, de sus hijos, de la vida social y de su marido cuando estaba. Era de carácter más tranquilo.                   

Unos ya empiezan mal

Un día descubrió que su marido era infiel. Le encontró unos condones en el neceser que llevaba de viaje y ellos no los usaban. Entonces, con gran dolor se hizo con su móvil y vió llamadas largas a un  número desconocido.

Entendió en ese momento su afán por vestirse juvenil y quitarse unos kilos. Al principio se hizo la sueca y luego le preguntó abiertamente qué pasaba. Nada, tonterías.

Ella fingió creer que había sido un rollo. Le habló de responsabilidades, de hijos, de lo mucho que se había sacrificado por él.  El, cerró esa historia e intentó centrarse en su vida familiar y en su mujer. A fin de cuentas habían creado una empresa familiar, económica, tenían una hipoteca común… No quería tirar por la borda todo lo creado y además se sentía culpable.

La cerró, pero no era feliz. Comprendió que hacía mucho tiempo que ya no estaba enamorado de su mujer, incluso mucho antes de casarse. La inercia le había llevado a esa situación en la que se había comprometido hasta las cejas

Ella, tampoco lo era. Tenía al marido a su lado, pero sabía que estaba deseando estar en otro sitio. Notaba como la miraba con amargura y le reprochaba en silencio su propia existencia. Pero ella le quería y confiaba en que las cosas se arreglasen

Ninguno de los dos volvió a hablar de ello. La casa se convirtió en una función permanente.

Juntos en las reuniones familiares, en las salidas de amigos, en las fiestas de los colegios, universidades y luego en las bodas de los hijos. Un paripé bien diseñado y dos seres desgraciados que se culpaban mutuamente de su infelicidad.

¿Hicieron bien? ¿Desperdiciaron otras oportunidades? ¿Les reconocerán el sacrificio en otro sitio? ¿Sus hijos? ¿Es que no notaron el paripé y la frialdad?

otros evolucionan de forma distinta

y es que Manolo con el que tenías en común el amor por la aventura y por los viajes, resulta que ya había agotado su cupo y contigo lo que quiere es encontrar paz en casa.

O sea que te la dió,  porque tu eres inquieta por naturaleza y si lo llegas a saber…

O la ternura que te despertaba  Álvaro por ser un idealista, resulta que ahora viviendo de tí ya te parece otra cosa.

Y la gracia que te hacía Ramón y ahora le miras y te dices, :pero ¿qué pudo haber visto yo en este hombre?

¿Y Ana?  que fue convertirse en madre y olvidarse de tí completamente?

O tú misma que fuiste cambiando con el tiempo y tu pareja quedó tan estancado como el primer día.

les pone a prueba la vida

¿Quien esperaba tener una suegra que se mete en todo y un marido que le da la razón? ¡Si es que sólo le falta meterse en la cama¡

¿O que tuviéramos los niños tan seguidos y Manolo se quedara en el paro?

¿O que Luisa que siempre fue tan seria, perdiera los papeles por aquél compañero que la sedujo en las guardias y su vida se levantó de patas?

Y tienen  poca capacidad de adaptación

Esos, los que siguen haciendo lo mismo aunque tu les digas : Que voy acabar separándome”

-O que seas más romántico, que me digas que me quieras.

-¿Qué te lo diga?  Ya te lo dije cuando nos casamos, ¿qué más quieres?

Hay los que quieren tener una mujer en casa y solo encuentran una madre, pero ¿entonces para que me casé yo?- se preguntan

O los que no saben comunicarse , o los que no saben que los niños cambian la vida y quieren seguir haciendo lo mismo de siempre.

O quienes no tienen paciencia y no esperan a que lleguen tiempos mejores

¿Quiénes sobreviven?

No se sabe con certeza

Hay un fenómeno que se llama apalancamiento y en estos temas se refiere a que una situación que es mala se rompe o porque se agrava, o porque aparece algo mejor fuera.

En lenguaje normal, María Y Roberto que van de aquella manera, con sus cosas y sus crisis envejecen juntos porque fueron sorteando las dificultades  y la vida no les puso a nadie delante.

Sin embargo Julia y Antonio rompen porque en la misma situación que los anteriores, uno de ellos conoció a alguien que le cantó la oreja y le ofreció otra alternativa mejor. Y lo que no se rompió en 30 años, se rompió en un instante.

Y están Manolo y Carmen a los que les llegó la gota que les colmó el vaso y pasaron de aburrirse cordialmente a insultarse y como que no, Carmen se dijo; “hasta aquí podíamos llegar y se fue”.

Por último están los agraciados con la lotería

Por último hay aquellos a los que se les ve muy compenetrados después de 25 años. Que habrán tenido sus cosas, seguro, pero por carácter y sintonía no debieron ser muy gordas, Y ahí les ves, la envidia de todos.

Aunque yo he de confesar que siempre cruzo los dedos, porque ¿no os acabáis de enterar que Maribel y Alberto que parecían tan unidos acaban de separarse?

-Que dices? Imposible

-Pues si, como lo oyes.

por eso yo no digo nada.

¿Y tu que piensas? Espero tus comentarios

si quieres leer mas, sobre parejas pincha en el enlace para conocer las bases de una relacion

http://psicopedia.org/7708/pilares-relacion-pareja/

¿por qué sigues con él si no te hace feliz?

¿por qué sigues con él si no te hace feliz?

¿Por que sigues ahí? ¿Eres la rana cocida?

por que sigues con el si no te hace feliz

¿Eres la rana cocida?

 

¿Conoces este cuento?

Si coges una rana y la metes en una olla a cocer con fuego fuerte, el instinto le hará pegar un bote y escaparse, mientras que si la vas cociendo poco a poco, se acostumbrará, se adaptará tanto a la temperatura que cuando se dé cuenta de lo que está pasando ya no tendrá fuerzas para saltar de la olla y escapar. Nadie se lo impide, sólo ella misma. No tiene fuerzas. Se fue cociendo a fuego lento.

Parece ser que el aparato interno de las ranas para detectar amenazas a la supervivencia está preparado para cambios súbitos en el medio ambiente, pero no para cambios graduales por lo que no se entera hasta que ya es tarde para reaccionar.

¿Eres tu la rana cocida? La persona que aguanta lo que le echan y se adapta hasta que ya está sometida.

A Juan se lo dicen sus amigos de otra forma, claro que él mide casi dos metros y está cachas. Oye , chaval, ¿Tu que eres un yunque, hecho para recibir martillazos?

Los martillazos se los da su pareja que es una chica delgada y muy nerviosa. El, con tal de que no se sulfure, aguanta lo que le echen.

Lo que pasa que Juan cuando ya recibió su dosis de martillazos, se levanta hecho una furia contra el primero que pasa al que le da por todo lo recibido.

A Belén le viene a pasar lo mismo. Ella ya no sabe si es que tiene muy baja la autoestima , si es que se siente muy vulnerable y hay quien se aprovecha de ella o qué. No sabe qué pensar.

Quizás esta historia te resuene dentro de ti y te haga pensar en tu relación. En que has perdido el termostato de tus emociones y ahora estés metida en algo que te hace infeliz y que encima te tiene confundida.

¿Te hace feliz?

Bueno, es que él no sabe querer porque como tuvo una infancia triste, viendo a sus padres pelearse entre ellos…

Pobre, ¿Te da pena, eh?

Y, ¿ cuándo te da pena, cuando al discutir te coge por el cuello, o cuando te deja sola en medio de la calle y se va, pegando un rebotazo?

¿O cuando por mucho que hagas tu nada le es suficiente?

¿O cuando se va con su mujer, porque pobre está enferma, para aparecer al cabo de la semana diciendo que no puede vivir sin ti?

¿ te da pena  de él cuando ves lo bien que tratan a tus amigas sus parejas o de quien te da pena es de ti?

Ya sé te da pena lo mal que lo pasa él después de estallar emocionalmente. Se disgusta, se incomoda…

O ella, que se mete en la habitación a llorar y se acurruca hecha un ovillo encima de la cama

o cuando te pone verde  en público y tu sólo quieres que te trague la tierra,

Pero ¿Qué has hecho tu para merecer esto?

Dice que le picas, le buscas, le buscas y claro, salta. Si, que es culpa tuya porque provocas.

¿O sea que la culpa la tienes tu?

Si, la tienes porque si no provocaras… Si fueras más templada y aguantases más, o si no contestases, o si no salieras con las amigas..

¿ Tu tienes la culpa de que no se controle, de que esté de los nervios, que sea un inseguro patológico o un manipulador ? ¿ Tu tienes la culpa de que esté amargado, que no se aguante ni él o de la infancia que tuvo?

Vamos, anda, que vaya al psicólogo. Que tu eres su pareja y no estás para hacerle la terapia. Estás para compartir y para disfrutar, pero los traumas al psicólogo

No, ya sé que no es siempre, que tenéis momentos muy buenos.

A ver, hombre…. Sólo faltaba. Pero cuando son malos, son muy malos, no?

Si ese es el problema, era mejor que fuera todo malo, entonces no te dejarías cocer, serías una rana saltadora.

El problema es que te engañas y con eso pierdes el termostato y te adaptas a que te cojan y te dejen, o  te adaptas a recibir sus migajas de hombre casado o , te adaptas a que te controle, a que no te deje ver a tu familia o a que te grite.. y en esas, ya te cocieron.

Oye , que no todo el mundo es igual. No vayas ahora a ver abusones en todas partes. No, hay perfiles, gente que es muy narcisista o egocéntrica, grandes manipuladores, personas abusivas que echan la culpa a los demás de sus sentimientos negativos o de su mala suerte.

¿Cómo distinguirlos?

Si ves que gradualmente vas cambiando de cómo eras y te ves sientes insegura  o confusa, con dudas de tu comportamiento o de tu relación, si ves que te va invadiendo la tristeza y pierdes la espontaneidad y la alegría que tenías… empieza a plantearte en qué situación estás.

¿Que hacer?

Si te suena lo que estás leyendo y  crees que pudieras estar metida en una relación que no te hace feliz y que te está confundiendo, deberías salirte lo antes posible aunque no te va a ser fácil . Lo mejor es la ayuda de un psicólogo especializado que te ayude a tomar conciencia y a cerrar tu relación sin flecos.

Como dicen: para sentirse libre, hay que soltarse.

Así que chequea si eres feliz y si no, déjate de rollos; salta de la olla  que el calor sube y acabas siendo la rana cocida

¿Te sientes culpable? ¿Cómo parar la cabeza que te tortura?

¿Te sientes culpable? ¿Cómo parar la cabeza que te tortura?

 Cómo liberarse de la culpa

como liberarse de la culpa y dejar de autotorturarsemujer se siente culpable

 

Te sientes tan confusa que no sabes ni expresarte. Sólo repites que algo va mal en ti,  que no eres capaz de ser feliz ni de hacer feliz a tu familia. Te noto desesperada y con ansiedad, como un animal enjaulado, queriendo escapar pero sin poder hacerlo.

¿Cuantas veces te machacas a ti misma por lo que haces y lo que deberías haber hecho?

¿De quien estamos hablando?

De una persona que no tiene instintos asesinos, ni tampoco se droga, ni es psicópata. Todo lo contrario, hablamos de tí, una profesional de unos cuarenta y tantos con una pareja con la que le va razonablemente bien y un hijo que te estresa

La autotortura

¿Qué te pasa entonces?

Que la vida no te resulta lo fácil que  crees que debe ser y crees que es por tu culpa. ¿El que? Pues eso, que las cosas no fluyan, que haya conflictos, que la vida no sea un vergel. Que  no eres lo suficientemente buena.

Te sientes responsable de la felicidad de los demás y como eso es demasiado y encima no está en tus manos, te sientes frustrada casi todo el tiempo.

¿Sabes que mas? Quizás sea muy sensible y excesivamente responsable.

A ver , que tu no tienes tanta influencia en el mundo. Por suerte, diría yo, que el que tu grites no va a volver a tu hijo un traumatizado. No le gustará, pero se buscará la vida para soportarlo.

Que sí, que por mucho que grites hace falta más para arruinar la existencia del chaval que tienes en casa.
Yo, para mí, que te va a poner en off y va a dejar de oírte.

Los deberías.acusación

¿Qué tienes en tu cabeza?

De momento, la sublimación de la maternidad. Esa solemnidad con la que se habla de tener hijos. Sí, sé que te sientes culpable siquiera por pensarlo, pero no te llegó la realización de la mano de tu bebé.

Lo deseaste con todas tus fuerzas, pero no contabas con que los niños lloran y a veces lo hacen durante años y no te dejan dormir. Empezamos por ahí. ¿Cómo te ibas a sentir? Pues agotada y asustada.

Como cualquiera en tu caso. Lo que pasa que tu te echaste la culpa. Eras y eres una mala madre.
Eres mala porque no pudiste disfrutar a tu bebé. Anda que con año y medio sin dormir quien lo hubiera podido disfrutar…

Eso, de pequeño. De más mayor te pusiste a hacer los deberes con él y la casa se convirtió en una batalla campal.

Chica, sé realista, ¿ Dónde pone que ser buena madre consiste en obligar a estudiar a un chaval que solo quiere jugar con el móvil ‘. Pero, ¿ Alguien se puede realizar haciendo eso?.

Pero es que en el trabajo le pasa igual. O lo lleva de calle, o se echa a temblar . Ahí está el defecto.

Tanto debería te impidió disfrutar de lo que se podía y aceptar la realidad.

 

El perfeccionismo

¿ Que hay perfecto? ¿ Hay algo?

¿De verdad crees que nos queremos o nos odiamos?. Así sin más. Que o somos felices o somos infelices. Pero ¿ no te das cuenta que todos navegamos de un lado al otro?

No hay nada al cien por cien. Por mucho que nos queremos hay veces en que no nos soportamos . Somos buenos a veces y en ocasiones malos. Un generoso nos sorprende a veces con unas mezquindades….

Y si te digo que necesitamos vacaciones hasta de nuestras personas mas queridas…

Creo que tu pareja está enamorado de ti. Lo dice abiertamente. Y es sincero. Os lleváis bien. Pero nunca viste la cara de irritación que pone cuando hablas de su familia? ¿ de verdad que no te das cuenta de cómo te mira cuando llegas tarde?

¡ Que tonta soy¡ Claro, que lo notas. Tu precisamente notas todo y te culpabilizas porque lo hiciste mal.
Otra en tu lugar, diría : “ Oye mira,¿ qué quiere?, con la familia tan pesada que tiene, gracias que los vemos de vez en cuando , que si fuera por mi….

¿ Y  que llego cinco minutos tarde? Por la de veces que llega él y no digo ni pío

¿Coges la idea?, Tu extremada sensibilidad hace que te atribuyas todas las responsabilidades del malestar de los demás. Todo lo referencias en ti.

Los demás también juegan, no sólo tu y también existen las circunstancias. Vaya, que tu pareja es muy majo, pero también tiene sus cosas…

Si, ¿ cuales?

Pues mira, que es intransigente.

Que no está bien que seas impuntual, pero hija, menudas caras pone…

¿ y que? Lo importante es la media. Que soy más feliz contigo que sin ti, aunque te abrasaría de vez en cuando. Pues bien, prueba superada.

Las expectativas

Estoy segura de que has aprendido a comportarte así en el seno de tu familia.

Seguro que has oído mensajes de como me has decepcionado, no esperaba eso de ti, lo que quiero es que seas una niña buena, o lo que te pido es que no me des problemas.

Si ha sido así, probablemente hayas sacado una conclusión equivocada de tu propia persona. No respondiste a las expectativas de los demás, por lo tanto eras mala o inadecuada. Algo había mal en ti. Porque ellos te querían y tú no quisiste o no pudiste darles gusto.

También pudieron haberte indicado el comportamiento a seguir. Las niñas no hacen esto, o sí lo hacen. Tu vas a ser la que, o el que…

Aprendiste que el amor no era incondicional y fuiste desarrollando una extremada sensibilidad para  detectar rápidamente lo que querían los demás y te atribuiste el rol de complacerles. Era la forma de obtener su cariño.

Te fuiste tragando que había partes buenas en ti y otras malas. Y en función de ellas recibías afecto. Te tragaste que algo funcionaba mal en ti, cuando eran tus padres los que vertían sus esperanzas, sus traumas, sus limitaciones en ti.

Los sueños que papá no pudo cumplir los cumpliría su hijo, como si fuera un robot teledirigido. Las dificultades de mamá, que  era demasiado joven cuando te tuvo y poco maternal, las sufriría su hija por su comportamiento.

No chica, no, A cada cosa su nombre. Si tu madre es fría y poco cariñosa, es lo que es. O tu padre quería ser ingeniero y no pudo, pues oye que lo deje y acepte lo que es, pero que no pretenda pasarle el testigo a la siguiente generación.

Y a aquella profesora que no sabía como tratar con niños y le llegaste tu llena de vida y le confrontabas con sus dificultades, pues mira, que se lo coma con patatas y no se queje de que eras una chica mala. Ella, era una inútil y no hay otra.
.

La necesidad de complacer para hacerte perdonar.

 

¿ Qué tienes que hacerte perdonar? ¿Que diste problemas en la infancia, que tienes migas en la alformbra del comedor, que te falta voluntad para quitarte esos kilos?

Complaces para compensar que no estas a la altura de las expectativas. Complaces para echar una cortina de humo sobre la rara que eres.. O para hacerles olvidar los errores que cometes

¡Uy como notan los de alrededor esta tendencia tuya y qué despiadados son contigo¡ A veces lo hacen inconscientemente

¿Te acuerdas de lo mucho que le molesta a tu marido no encontrar aparcamiento y lo que refunfuña cuando vais de compras al centro comercial?  ¡ Qué caras te pone¡,¿ no?

Y tu te lo tomas por lo personal, Como si fuera culpa tuya el ordenamiento del ayuntamiento en materia de aparcamiento en vía publica. O como si fuera culpa tuya el que el caprichoso de tu marido le diera por comprar el modelo mas gran de de SUV que hay en el mercado…

¿Qué es incómodo? ¿Que te has casado con un cascarrabias? Está claro. Pero ¿Por qué has de solucionarle tu la vida? Que aguante sus frustraciones como todo quisqui y no lo pague contigo

Otra persona, lo oyería como la radio que lleva sintonizada el coche. O pensaría que antipático es, pero no se plantearía que eso tiene que ver algo con ella.

Sin embargo tu, te sientes mal y solo piensas en allanarle el camino.

¿ piensas que tienes que compensarle, que tienes que hacer que te quieran porque tu…. eres inadecuada?

O lo déspotas que son los hijos exigiendo y cómo reciben de bien los regalos que les dan , eso sí, no se plantean nada. Solo los reciben y está.

Complaces porque es la forma de expiar la culpa de estar mal, de ser inadecuada, de no estar a la altura, de no ser suficientemente buena. ¿ verdad?

Es como la huerfánita de las películas que sirve la mesa de sus tíos agradecida de que la tengan recogida.
 

La rabia interior 

Si, porque todos tenemos las mismas necesidades. De estar seguros, de ser queridos, de ser reconocidos, necesidades básicas…. Y si no las tienes satisfechas porque te dedicas a satisfacer las de los demás, pues te enfadas…

¿ y con quien la pagas?  Pues cuando te hartas con quien sea y seguro, seguro, contigo misma.
¿Te suena de algo todo esto?

Si, seguro que recuerdas cuando comes demasiado en un afán de tragar tu enfado, o cuando te tomas unos vinos de más para anestesiar tu malestar, o esa ansiedad que te corroe por dentro por no pegar cuatro gritos. Y es que las chicas buenas no gritan

Ay y Manolo. Manolo tan campante. Con sus quejas, sin saber que te hartan. Expresando en voz alta unos deseos que tu tomas como demandas, se sorprendería si supiera cuán en serio le tomas. Y desconcertado cuando te vuelves a él con cara de loca para reconvenirle.

Serán tus nervios, piensa, pues él siempre hace lo mismo y no sabe por qué unas veces eres un corderito sonriente tras él y otras, te vuelves una hiena.

Lógico, a cualquiera le pasaría lo mismo. No se da cuenta de que a ti en realidad no te gusta nada ni su comportamiento, ni el tuyo, pero no te atreves a decir nada, o ni siquiera sabes que no te gusta. ¿ Pudiera ser?

La paz

 

como dejar de autotorturarte

paz

Estoy segura de que quieres liberarte. Parar esa cabeza tuya que te autotortura y no te deja vivir. Sé que quieres encontrar la paz.

Todos merecemos la paz.

Te sientes culpable por haber comido de mas, por no ser feliz, por estar triste, por no poder con la vida,  pero ,¿Qué más quisieras que estar contenta?.

Vamos, Elisa, que a ti no te pasa nada. Estás bien como estás. Es que la vida no es perfecta, Tiene sombras y luces y no depende de ti, es así. Y no pasa nada.

Gracias a Dios, la mayoría no somos asesinos en serie ni personas desalmadas. Somos humanos, con imperfecciones y errores. La mayor parte de los cuales pueden ser soportados en un contexto general. Y con eso hay que contar.
Vamos, que tu problema no es que seas defectuosa. Es que tienes que verlo tu, que tal como eres, eres digna de amor. No tienes que comprarlo, Lee cómo modificar tu diálogo interior

Entérate, eres un miembro de pleno derecho en este mundo. Porque tu lo vales, da igual como tengas la casa, lo bien o mal que vayas arreglada, si trabajas o no. Es un derecho universal ser querida, entérate , sin condiciones.

Así no hagas nada que libremente no quieras hacer. Que tus actos no pretendan compensar nada, sea lo que sea lo que te asuste. Que tal como eres ,eres digna de cariño y si no lo ven, pues que se fastidien.

Ejerce tu derecho a ser como eres de verdad. Prueba y ya verás como no pasa nada.

Nadie sabe lo mucho que estás sufriendo .

¿Quieres liberarte de la culpa y vivir libre?