985359826 y 672168723 consulta@pilardelamo.com
Te sientes culpable. Vivir con la culpa a cuestas

Te sientes culpable. Vivir con la culpa a cuestas

 

como liberarse de la culpa y dejar de autotorturarsemujer se siente culpable

 

Elisa se siente tan confusa que no sabe ni expresarse. Sólo repite que algo va mal en ella,  que ni es capaz de ser feliz ni de hacer feliz a su familia. Se expresa con desespero. Se mueve como un animal enjaulado, queriendo escapar pero sin poder hacerlo. ¿Cómo dejar de autotorturarse?

Su  jaula es su propia cabeza. Una cabeza que no para, que la juzga por una cosa y por la contraria. Se dice:

-Elisa, mira lo que estás haciendo, no deberías hacer eso.
– Ya. No sé hacerlo de otra forma, no puedo evitarlo- se contesta.
¿De quien estamos hablando?

De una persona que no tiene instintos asesinos, ni tampoco se droga, ni es psicópata. Todo lo contrario, esta mujer que se autotortura de esa forma, es una profesional de unos cuarenta y tantos con una pareja con la que le va razonablemente bien y un hijo que simplemente la estresa.

La autotortura

¿Qué le pasa entonces?

Que la vida no le resulta lo fácil que ella cree que debe ser y cree que es por su culpa. ¿El que? Pues eso, que las cosas no fluyan, que haya conflictos, que la vida no sea un vergel. Que ella no es suficientemente buena.

Esta mujer se siente responsable de la felicidad de los demás y como eso es demasiado y encima no está en sus manos, se siente frustrada casi todo el tiempo.

Sabes que mas? Quizás sea muy sensible y excesivamente responsable.

A ver Elisa, que tu no tienes tanta influencia en el mundo. Por suerte, diría yo, que el que tu grites no va a volver a tu hijo un traumatizado. No le gustará, pero se buscará la vida para soportarlo.

Que sí, que por mucho que grites hace falta más para arruinar la existencia del chaval que tienes en casa.
Yo, para mí, que te va a poner en off y va a dejar de oírte.

Los deberías.acusación

¿Qué tiene en su cabeza?

De momento, la sublimación de la maternidad. Esa solemnidad con la que se habla de tener hijos. Sí, sé que te sientes culpable siquiera por pensarlo, pero no te llegó la realización de la mano de tu bebé.

Lo deseaste con todas tus fuerzas, pero no contabas con que los niños lloran y a veces lo hacen durante años y no te dejan dormir. Empezamos por ahí. ¿Cómo te ibas a sentir? Pues agotada y asustada.

Como cualquiera en tu caso. Lo que pasa que tu te echaste la culpa. Eras y eres una mala madre.
Eres mala porque no pudiste disfrutar a tu bebé. Anda que con año y medio sin dormir quien lo hubiera podido disfrutar…

Eso, de pequeño. De más mayor te pusiste a hacer los deberes con él y la casa se convirtió en una batalla campal.

Chica, sé realista, ¿ Dónde pone que ser buena madre consiste en obligar a estudiar a un chaval que solo quiere jugar con el móvil ‘. Pero, ¿ Alguien se puede realizar haciendo eso?.

Pero es que en el trabajo le pasa igual. O lo lleva de calle, o se echa a temblar . Ahí está el defecto.

Tanto debería te impidió disfrutar de lo que se podía y aceptar la realidad.

 

El perfeccionismo

 

¿ que hay perfecto? ¿ hay algo?

¿De verdad crees que nos queremos o nos odiamos?. Así sin más. Que o somos felices o somos infelices. Pero ¿ no te das cuenta que todos navegamos de un lado al otro?

No hay nada al cien por cien. Por mucho que nos queremos hay veces en que no nos soportamos . Somos buenos a veces y en ocasiones malos. Un generoso nos sorprende a veces con unas mezquindades….

Y si te digo que necesitamos vacaciones hasta de nuestras personas mas queridas…

Creo que tu pareja está enamorado de ti. Lo dice abiertamente. Y es sincero. Os lleváis bien. Pero nunca viste la cara de irritación que pone cuando hablas de su familia? ¿ de verdad que no te das cuenta de cómo te mira cuando llegas tarde?

¡ que tonta soy¡ Claro, que lo notas. Tu precisamente notas todo y te culpabilizas porque lo hiciste mal.
Otra en tu lugar, diría : “ Oye mira,¿ qué quiere?, con la familia tan pesada que tiene, gracias que los vemos de vez en cuando , que si fuera por mi….

¿ y  que llegó cinco minutos tarde? Por la de veces que llega él y no digo ni pío

¿Coges la idea?, Tu extremada sensibilidad hace que te atribuyas todas las responsabilidades del malestar de los demás. Todo lo referencias en ti.

Los demás también juegan, no sólo tu y también existen las circunstancias. Vaya, que tu pareja es muy majo, pero también tiene sus cosas…

Si, ¿ cuales?

Pues mira, que es intransigente.

Que no está bien que seas impuntual, pero hija, menudas caras pone…

¿ y que? Lo importante es la media. Que soy más feliz contigo que sin ti, aunque te abrasaría de vez en cuando. Pues bien, prueba superada.

Las expectativas

Estoy segura de que has aprendido a comportarte así en el seno de tu familia.

Seguro que has oído mensajes de como me has decepcionado, no esperaba eso de ti, lo que quiero es que seas una niña buena, o lo que te pido es que no me des problemas.

Si ha sido así, probablemente hayas sacado una conclusión equivocada de tu propia persona. No respondiste a las expectativas de los demás, por lo tanto eras mala o inadecuada. Algo había mal en ti. Porque ellos te querían y tú no quisiste o no pudiste darles gusto.

También pudieron haberte indicado el comportamiento a seguir. Las niñas no hacen esto, o sí lo hacen. Tu vas a ser la que, o el que…

Aprendiste que el amor no era incondicional y fuiste desarrollando una extremada sensibilidad para  detectar rápidamente lo que querían los demás y te atribuiste el rol de complacerles. Era la forma de obtener su cariño.

Te fuiste tragando que había partes buenas en ti y otras malas. Y en función de ellas recibías afecto. Te tragaste que algo funcionaba mal en ti, cuando eran tus padres los que vertían sus esperanzas, sus traumas, sus limitaciones en ti.

Los sueños que papá no pudo cumplir los cumpliría su hijo, como si fuera un robot teledirigido. Las dificultades de mamá, que  era demasiado joven cuando te tuvo y poco maternal, las sufriría su hija por su comportamiento.

No chica, no, A cada cosa su nombre. Si tu madre es fría y poco cariñosa, es lo que es. O tu padre quería ser ingeniero y no pudo, pues oye que lo deje y acepte lo que es, pero que no pretenda pasarle el testigo a la siguiente generación.

Y a aquella profesora que no sabía como tratar con niños y le llegaste tu llena de vida y le confrontabas con sus dificultades, pues mira, que se lo coma con patatas y no se queje de que eras una chica mala. Ella, era una inútil y no hay otra.
.

La necesidad de complacer para hacerte perdonar.

 

¿ Qué tienes que hacerte perdonar? ¿Que diste problemas en la infancia, que tienes migas en la alformbra del comedor, que te falta voluntad para quitarte esos kilos?

Complaces para compensar que no estas a la altura de las expectativas. Complaces para echar una cortina de humo sobre la rara que eres.. O para hacerles olvidar los errores que cometes

¡Uy como notan los de alrededor esta tendencia tuya y qué despiadados son contigo¡ A veces lo hacen inconscientemente

¿Te acuerdas de lo mucho que le molesta a tu marido no encontrar aparcamiento y lo que refunfuña cuando vais de compras al centro comercial?  ¡ Qué caras te pone¡,¿ no?

Y tu te lo tomas por lo personal, Como si fuera culpa tuya el ordenamiento del ayuntamiento en materia de aparcamiento en vía publica. O como si fuera culpa tuya el que el caprichoso de tu marido le diera por comprar el modelo mas gran de de SUV que hay en el mercado…

¿Qué es incómodo? ¿Que te has casado con un cascarrabias? Está claro. Pero ¿Por qué has de solucionarle tu la vida? Que aguante sus frustraciones como todo quisqui y no lo pague contigo

Otra persona, lo oyería como la radio que lleva sintonizada el coche. O pensaría que antipático es, pero no se plantearía que eso tiene que ver algo con ella.

Sin embargo tu, te sientes mal y solo piensas en allanarle el camino.

¿ piensas que tienes que compensarle, que tienes que hacer que te quieran porque tu…. eres inadecuada?

O lo déspotas que son los hijos exigiendo y cómo reciben de bien los regalos que les dan , eso sí, no se plantean nada. Solo los reciben y está.

Complaces porque es la forma de expiar la culpa de estar mal, de ser inadecuada, de no estar a la altura, de no ser suficientemente buena. ¿ verdad?

Es como la huerfánita de las películas que sirve la mesa de sus tíos agradecida de que la tengan recogida.
 

La rabia interior 

Si, porque todos tenemos las mismas necesidades. De estar seguros, de ser queridos, de ser reconocidos, necesidades básicas…. Y si no las tienes satisfechas porque te dedicas a satisfacer las de los demás, pues te enfadas…

¿ y con quien la pagas?  Pues cuando te hartas con quien sea y seguro, seguro, contigo misma.
¿Te suena de algo todo esto?

Si, seguro que recuerdas cuando comes demasiado en un afán de tragar tu enfado, o cuando te tomas unos vinos de más para anestesiar tu malestar, o esa ansiedad que te corroe por dentro por no pegar cuatro gritos. Y es que las chicas buenas no gritan

Ay y Manolo. Manolo tan campante. Con sus quejas, sin saber que te hartan. Expresando en voz alta unos deseos que tu tomas como demandas, se sorprendería si supiera cuán en serio le tomas. Y desconcertado cuando te vuelves a él con cara de loca para reconvenirle.

Serán tus nervios, piensa, pues él siempre hace lo mismo y no sabe por qué unas veces eres un corderito sonriente tras él y otras, te vuelves una hiena.

Lógico, a cualquiera le pasaría lo mismo. No se da cuenta de que a ti en realidad no te gusta nada ni su comportamiento, ni el tuyo, pero no te atreves a decir nada, o ni siquiera sabes que no te gusta. ¿ Pudiera ser?

La paz

 

como dejar de autotorturarte

paz

Estoy segura de que quieres liberarte. Parar esa cabeza tuya que te autotortura y no te deja vivir. Sé que quieres encontrar la paz.

Todos merecemos la paz.

Te sientes culpable por haber comido de mas, por no ser feliz, por estar triste, por no poder con la vida,  pero ,¿Qué más quisieras que estar contenta?.

Vamos, Elisa, que a ti no te pasa nada. Estás bien como estás. Es que la vida no es perfecta, Tiene sombras y luces y no depende de ti, es así. Y no pasa nada.

Gracias a Dios, la mayoría no somos asesinos en serie ni personas desalmadas. Somos humanos, con imperfecciones y errores. La mayor parte de los cuales pueden ser soportados en un contexto general. Y con eso hay que contar.
Vamos, que tu problema no es que seas defectuosa. Es que tienes que verlo tu, que tal como eres, eres digna de amor. No tienes que comprarlo,

Enteráte eres un miembro de pleno derecho en este mundo. Porque tu lo vales, da igual como tengas la casa, lo bien o mal que vayas arreglada, si trabajas o no. Es un derecho universal ser querida, entérate , sin condiciones.

Así no hagas nada que libremente no quieras hacer. Que tus actos no pretendan compensar nada, sea lo que sea lo que te asuste. Que tal como eres ,eres digna de cariño y si no lo ven, pues que se fastidien.

Ejerce tu derecho a ser como eres de verdad. Prueba y ya verás como no pasa nada.

Nadie sabe lo mucho que estás sufriendo

¿Quieres liberarte de la culpa?

                                                    Sesión de orientación Exprés para liberarse de la culpa


Tu cuerpo habla por ti

Tu cuerpo habla por ti

las enfermedades psicosomáticas

Las enfermedades psicosomáticas .¿Te duele el cuerpo? 

Ana se siente apalizada, Si, eso , como si le hubieran dado una paliza. Se ha disgustado tanto con su madre que le duele hasta el último hueso. Siente un dolor emocional terrible, pero ella no lo sabe.

En un momento durísimo de su vida no tiene a quien volverse. Intentó pedir ayuda a su madre, pero ésta no le respondió como ella esperaba .

Todo lo contrario, la criticó y culpabilizó y hoy siente una perplejidad tan grande que su consciencia no puede asumir. Y le cruje el cuerpo por el abandono emocional tan grande que siente.

Antonio está desmoralizado. Tiene un estrés tremendo acumulado en su cuerpo, Tanto, que ha sufrido varias crisis de ansiedad, alguna que llegó a confundir con un infarto.

Trabaja a turnos de capataz en una empresa. Las personas a su cargo no le respetan por su juventud y su jefe, al que está harto de quejarse, le oye como quien oye llover.

Antes se enfadada , de ahí sus crisis, pero hoy le ves doblado. Si, a pesar de ser una persona joven, tiene los hombros caídos, la cabeza gacha, empieza una frase y la deja a la mitad como el que sabe que no le van a entender.

Tiene la derrota reflejada en su cuerpo.

1.- La relación mente-cuerpo

Es la relación mente-cuerpo.Las emociones van dejando huella en el cuerpo, van transmitiendo lo que siente la persona y lo dejan escrito en su figura, como heridas de las batallas vividas.

Hay órganos más sensibles a la regulación emocional como el aparato digestivo. Donde ya el lenguaje lo expresa claramente “ si no lo puedo tragar”, si no hay quien lo trague” “ es que me lo como” . por ejemplo,

La mandíbula se tensa, las encías oclusionan y hacen resistencia y así creemos que ponemos una barrera a esa emoción que parece entrarnos. ¿Ira, quizás?

El nudo en el estómago, ese es cuando ya nos entró la emoción, generalmente tristeza y la bloqueamos dentro. La tristeza también se relaciona con esos ojos acuosos , brillantes, que contienen la emoción dentro del cuerpo y la mueven sin dejarla salir.

Los problemas intestinales.La diarrea, el colon irritable, el estreñimiento hablan del encaje de los disgustos, del manejo de las preocupaciones y del miedo que sentimos o el alivio cuando algo lo soltamos

También el frío en las extremidades nos habla de miedo, ese no entrar en calor, que necesita la sangre concentrada en el pecho por si hay que actuar.

El rubor en la cara tiene que ver con el deseo y con el temor.

¿Quién en etapas de estrés no nota cambios por ejemplo en su deseo sexual, en la sequedad de la boca, en la piel, o no tiene dolores de cabeza.?

y es que el inconsciente se expresa a través del cuerpo.

2. La somatización

Marina, siempre que había temporadas de tensión ,se ponía mala.

Ella tragaba, tragaba. No sabia decir que no. No sabía ponerse en su sitio y cuando la cosa se complicaba más allá de lo que ella podía digerir , enfermaba. Que si era la espalda, que la gripe, que una tos que no era capaz de quitar, incluso infecciones de orina.

Se pasaba temporadas yendo de médico en médico. Ya no sabían qué hacer con ella aparte de tratar sus síntomas. Alguno llegó a preguntarle si tenía problemas, en casa, en el trabajo.

Ella siempre contestaba: No, para nada . Es que tiene mala salud

Los demás que la conocíamos bien, nos dábamos cuenta de que era como un vaso que se va llenando y llenando hasta que llega la última gota que lo hace rebosar. Y descubrimos que esto sucedía con cierta periodicidad.

Y aprendimos a no contar con ella cuando había tensión.

Nos listaba sus malestares y nosotros veíamos que sus somatizaciones eran su forma de decir. “Basta”.

3.- La represión de las emociones

Las emociones tienen que expresarse y si no lo hacen de una forma consciente lo hacen inconscientemente a través del cuerpo.

Vamos, que se buscan la vida

La pena es que ella no se daba cuenta y cuando se ponía bien, volvía a llenar el vaso y así una y otra vez.

Probablemente la habían jaleado de pequeña con el tema de que ella podía con todo y hoy, sin saberlo , es presa de su rol.

Y claro que podía, con eso y con más, pero ,¡Qué casualidad,¡ cuando había problemas ella , de baja por enfermedad

Hablamos de somatizar, que viene a ser proyectar en el cuerpo las emociones que reprimimos.

Hay personas que les cuesta asumir una serie de emociones que sienten. Les es más fácil desplazarlas al propio cuerpo -y dejar que éste les duela -en vez de la psique, Ya que ésto les obligaría a cambiar algo y no se atreven a hacerlo.

En el caso de Marina yo creo que conectaba con la rabia, emoción que no se permitía sentir porque ella era una chica buena y entonces, la vivía a nivel corporal ,no mental.

4.- Conclusión

Las emociones no son ni buenas ni malas, por mucho que haya algunas que no nos guste experimentar.

Son útiles para adaptarse a la situación que toca vivir . Hablan de nosotros y de lo que sentimos. Se expresan en el cuerpo y en la mente al mismo tiempo. Si se aceptan de forma natural, se experimentan y pasan de largo limpiamente.  En un proceso de autorregulación emocional

Si se rechazan, permanecen en el inconsciente y buscan la forma de liberarse, generalmente en forma de otra emoción menos “temida” . Es una somatización en ese cuerpo que habitamos y al que damos forma continuamente

y ahora, tú. ¿ Qué te duele? ¿ Cómo expresas las emociones que te disgustan?

Si te gustó, por favor, agrega un comentario que me interesa mucho tu opinión. Gracias

Estrategias para no sentirte frustrado

Estrategias para no sentirte frustrado

estrategias para no frustrarteEstrategias para no frustrarte

Te voy a dar estrategias por no frustrarte a ti mismo y eso pasa por analizar las expectativas que tienes .

– Las expectativas para no sentirte decepcionado

Las expectativas son creencias de cómo se ha de comportar la vida, qué debe suceder, sobre lo que tendría que ser. Es dar por supuesto sin cuestionarse una serie de sucesos posibles o no, pero que damos por garantizados.

Nos hacemos expectativas sobre los demás , sobre nosotros mismos y sobre lo que la vida nos tiene que deparar .

Y nos enfadamos cuando no nos va según el patrón imaginado.

pero ,¿Quien nos mandó forjarnos una imagen de todo y esperar que el mundo se comporte como nosotros lo hemos diseñado en la cabeza?

¿ Por qué tenemos expectativas tan irreales que solo hacen que la vida nos decepcione.

Ser realista

Si no quieres que la vida te decepcione, no le pidas demasiado.

Ana es una persona realista. Ha pasado unos días estupendos de vacaciones con su pareja. Los dos, una semana tirados al sol y sin nada que hacer. Se llevan bien y disfrutan de estar juntos.

Son unos momentos de gran unión entre ellos, pero si tuvieran que estar así de pegados un mes acabarían tirándose de los pelos o matándose de aburrimiento.

Ana agradece esos momentos tan felices que ha pasado en vacaciones, pero sabe que han sido especiales primero porque las vacaciones en sí los son y segundo, porque éstas concretamente les han resultado muy bien.

No se obnubila, no espera que siempre les suceda lo mismo y mucho menos que el resto del año con la presión del trabajo y la vida cotidiana tengan el mismo nivel de felicidad. Claro que no, ni se queja por ello.

Es más, ni se lo plantea.

No sueña con grandiosidades, en su mundo caben todos los matices y tiene claro que es probable que se den. Los buenos momentos los disfruta y los malos, espera que pasen pronto.

Los momentos máximos para ella no le sirven de rasero para todos los demás. No exige que su mundo sea siempre tan feliz. Coge aire cuando el viento le es favorable y rema si no lo es.

¿ Es una buena filosofia de vida?. Desde luego, claro que lo es. El realismo siempre lo es.

 

estrategias para no frustrarte

– Las exigencias

Su hermano Luis es muy distinto. Por eso quizás su vida sea un carrusel emocional. Es animoso, se entrega en lo que hace y con la misma facilidad se deshincha. Es una persona muy intensa.

La verdad es que no tarda en recuperarse , pero su forma de ser conlleva un desgaste… Lo quiere todo al 100 por 100.

Por ejemplo, tiene unas expectativas tan irreales que es muy difícil que la vida las satisfaga. Si se trata de un viaje pasa varios meses planeándolo, soñando con él, informándose en los foros, organizando cualquier detalle , desde las visitas a los restaurantes, las compras….

La verdad es que lo disfruta mucho, lo que está muy bien, el problema empieza cuando exige que la vida cumpla con el plan que ella ha diseñado en su cabeza y es que éste es lo  más de lo más.

Para no sentirse estafado no idealices

El que algo te salga de forma distinta a como habías planeado no es cuestión de derecho o no. Uno procura acertar, pero luego , pasa lo que pasa. ¿ y con quien te enfadas?

¿ A quién reclamas tu desilusión? ¿O es que tu tienes el pleno derecho de que todo te salga de perlas?

¿ No es demasiado grande tu enfado?

¿ por qué no te enfadas con tu propia soberbia?

Estas cosas pasan y mucho peores y a nadie nos gusta que se trunquen nuestros planes, pero

Te lo tienes que envainar y ya está.

– La flexibilidad

Estamos hablando de flexibilidad, de tolerancia. De que el hombre propone y Dios dispone como dice el refrán . Y de no confundir lo que puede ser una lata con una catástrofe.

Le pasa igual a Manolo que no tiene ningún margen de transigencia y sus cabreos no guardan relación con los sucesos que le ocurren. ¿ Por qué? Porque no cuenta con los imponderables, porque para él el mundo tiene que ser conforme él lo diseña en su cabeza.

¿Por qué va salirle todo planchado? ¿Por qué damos por sentado que todo va a salir a pedir de boca? A veces sale, pero entonces es que se tiene mucha suerte y no siempre se tiene tanta.

 

 

estrategias para no frustrarte

persona contrariada

– El principio del placer y el principio de la realidad

Hablaba Freud del principio del placer y del principio de la realidad. Al principio , nos regimos por el primero, queremos conseguir el placer a toda cosa, pero más tarde, según crecemos la realidad se va imponiendo.

Queremos que esté mamá, pero no está. Queremos comer, pero no se puede.

Y vamos aprendiendo a frustrarnos y a encajar.

Encajamos que no tenemos poderes mágicos para hacer que el Universo nos complazca y que hay que hacer turnos con los hermanos para que nos hagan caso. Y en alguno de ellos, somos el elegido y en otros, nos volvemos invisibles.

Pero hay veces que los mayores tienen miedo que suframos y no nos enseñan de a poquitos lo que la vida nos enseñará entonces de un guantazo.

y es que el profesor no es para nosotros solo y los demás no vinieron al mundo para hacernos cla y que esas gracias que celebran en casa no importan a nadie

Entonces, nos preguntamos ansiosos, pero ¿Qué pasa aquí?. ¿ Qué ha cambiado? y reclamamos nuestro papel principal.

¿ Por qué , tio? ¿ Por qué se va a parar el mundo por tí?

Crecer supone saber que no eres el number one y si lo fuiste o lo eres en tu casa, da gracias al cielo. Crecer supone aceptar que eres uno más y que no puedes ser siempre la estrella invitada y además no pasa nada si no lo eres.

¿Porque mamá te tuvo como un merenguito vas a exigir que los demás también lo hagan?. No seas caprichosa. O exigente o ambas cosas a la vez. ¿ no ves que nunca estás satisfecha?

Siempre esperas algo más que no llega. Y mira que llega…eh? que no estamos hablando de una pobre desgraciada.

Conclusiones sobre las estrategias para no sentirse decepcionado:

Vive y espera que las cosas te salgan bien, pero si no son al 100 por 100, no pasa nada. No dramatices, que de 5 para arriba es aprobado. Sé realista y cuenta con todas las posibilidades.

Y haz nota media en lo que hagas

La idea es agradecer cuando eres bendecido por la suerte y no darlo por sentado y cabrearte si no es así. Es lo mismo, pero visto al revés.

La fortuna no está para que la exijas, si no, para que te sorprendas de que te toque y lo valores.

¿ O es que la desgracia siempre es para los mismos y los ases para ti?

y tu, ¿ cómo eres tú?

Cuentámelo

 


 

Acostumbrado a ser infeliz

¿Acostumbrado a ser desgraciado?

Te levantas por la mañana con la pereza de empezar un nuevo día. Te desanimas al pensar en encarar todo lo que tienes por delante. No hay nada frente a ti que te haga ilusión, que te motive a arrojarte de la cama y ponerte en movimiento. No eres feliz, pero ni siquiera lo notas. Te has acostumbrado a ser desgraciado

¿Te has acostumbrado a ser desgraciado?

No siempre es igual. Hoy estás especialmente hastiado porque ni siquiera has dormido bien. Hay otros días o momentos a lo largo del día en que te espabilas y te olvidas del aburrimiento que llevas encima.

¿Es la vida que esperabas?

No, claro que no. Te habían contado otra historia, esa de la realización personal, de la felicidad, de hacer lo que te gusta… Y te has encontrado con la dura realidad.

Que trabajas 8 horas, por decir algo, moviendo papeles de un lado a otro y con un jefe que te trata displicentemente. Y ¿Para eso estudiaste tanto?

Cuando empezaste tu vida laboral, ya hace unos cuantos años, tenías otra fuerza y también, otra frustración cuando descubriste que lo que podías hacer era muy distinto de lo que tú esperabas. ¿Te has acostumbrado a ser infeliz?

Te resignaste a malvivir

Es verdad que te moviste para buscar otro trabajo, pero entre que no había mucho donde elegir y tu tenías el sueldo fijo, el puesto de trabajo cercano al domicilio y vacaciones pagadas… pues te resignaste a malvivir 5 días a la semana y a soñar con “el por fin viernes” desde el mismo lunes.

Oye, tan malo no es. Y uno no puede vivir continuamente enfadado con la vida. Desde luego que no, en algún momento hay que darse, porque eso es lo que hay.

¿Cómo pude haber vivido así ?

Pero ¿Nunca te pasó que después de haber pegado un cambio, te hayas sorprendido y te hayas preguntado que cómo pudiste haber vivido así tanto tiempo?

Si, como cuando dejaste de fumar, por ejemplo. Y te dijiste: ¡Madre, lo que me he perdido tantos años¡ ¿ Cómo no me daba cuenta yo de lo mal que me encontraba? ¿Cómo podía soportar yo el mal olor de mi ropa?

Y al pensar en que ahora puedes correr sin cansarte, en que notas los olores agradables y te asquea lo mal que huelen los que todavía fuman, que te sientes libre de elegir el sitio donde vas y encima gastas menos, ¿ no te dices : “ Esto es vida”?

Esto es lo que se dice María todos los días desde que rompió con Alejandro. Vale que tuvo que pasarlo mal y que los golpes hay que encajarlos, pero,

¿Y el alivio que sintió después? Aquel hombre todo el día refunfuñando. Nada le valía. Llegó un momento que lo oía en off, pero así también amortiguaba la tristeza que le iba entrando.

Pero, ¿Cómo pudo ella aguantar tanto? Hoy se sorprende.

No sabía que había otra vida. Se había acostumbrado a ser desgraciada

Porque se había habituado a malvivir y lo daba por bueno. Porque la vida ha de seguir y uno se adapta a todo.

La cuestión es la facilidad de adaptación que tiene el ser humano, lo que es magnífico para la supervivencia y para condiciones extremas, pero que en la vida diaria hace que nos resignemos y bajemos la guardia de nuestras expectativas.

Y a fin de cuentas como todo el mundo está igual,-tirando-, pues otro zombi más

Y es que hay gente que es desgraciada sin saberlo. Se han acostumbrado a ser infelices y desconocen que lo son.

Y ¿Antonio? Quien, después de que se hubiera producido aquello que más temía, que le echaran del trabajo con una hipoteca que pagar y un hijo en camino.

Quien,tras pasar un cierto tiempo de rabia, tristeza y casi peor, de incertidumbre, se reinventó laboralmente .

Quien, cada vez que pasa por delante de su antigua empresa, sonríe y piensa “que les den” a las hormigas que siguen encadenadas a un mal sueldo.

¿Lo pasó mal? Fatal. Pero se reinventó exitosamente y la rabia le sirvió de motor para sortear las dificultades de su nuevo camino. Y es que los túneles se atraviesan

¿Te mereció la pena?

No tenía alternativa. No tomé yo la decisión, me hubiera faltado valor, después de todo, no es que me encantase mi trabajo, pero tampoco iba amargado a trabajar.

Mira, a veces no hay mal que por bien no venga. Sin duda que me mereció la pena. El día en que me echaron empezó mi nueva vida. Hubo que pasarlo, eh?, pero con eso ya contaba.

Lo que no sabía es que tenía tanta fortaleza y que había otras oportunidades a mi alrededor que yo no veía. Buf, la de tiempo que perdí.

Las cosas suceden cuando llega su momento. Y, desde luego no se trata de ser kamikaze, pero

¿ y si fuera posible vivir de otra forma?

Si te gusta el artículo te animo a que leas otro llamado se puede cambiar.

Porque todos merecemos una segunda oportunidad.

Y es que no podemos acostumbrarnos a ir penando por la vida. ¿ no tenemos acaso derecho a un poco de felicidad? ¿ a que la vida nos sonría inesperadamente en una esquina y a ser capaz de verlo?

Si te ha gustado, compártelo, por favor.

[ninja-popup ID=875] [/ninja-popup]

Se puede cambiar

Se puede cambiar

¿ Se puede cambiar?
Ana es una persona plácida, pachorruda que se diría en lenguaje vulgar. Es de carácter fácil y llevadero. No es que sea de gran iniciativa, no, ella más bien es de vuelo raso y de las que necesita que la empujen. ¿ Fue siempre así? Si, siempre fue tranquilona aunque se le agudizó ahora de mayor. Debe ser que con los años se fue relajando y ya no hace esfuerzo ninguno por disimular.

Su hermana Lucía es lo contrario. Quizás por eso de que en las familias se compensa y si uno es muy eso, el otro tiene que ser muy lo otro para que le vean. Pues bien, Lucía es inquieta. De pequeña era , cuando nadie sabía lo que era la hiperactividad, simplemente traviesa. Quien la ve y quien la vio. Era puro nervio. Saltaba por todo y todo para ella era una causa a defender.

La edad la fue calmando, como a su hermana. Los avatares de la vida la han ido templando, que total para cuatro días que se vive…
Hoy con unas cuantas décadas a sus espaldas y bastantes arrugas, no diríamos que es pachorruda, pero serena sí que lo es.

¿ Se puede cambiar? Esta es una pregunta que nos hacemos frecuentemente a nosotros mismos y cuando queremos dar un meneo a los otros para que nos hagan más felices. Es una pregunta de respuesta según se quiera.

Se cambia. ¿O es que tu no has cambiado,? ¿tu eres la misma que se comia el mundo de adolescente?. Entonces, ¿ levitaste sobre la vida y ésta no te dejó huella?

-Sustancialmente , soy la misma- me respondes.
-Ya- eso crees tu.
Tienes el colmillo más retorcido, eres menos ingenua y también menos vehemente. Hay muchas cosas que hoy pasas que antes te faltaba tiempo para lidiar. Creías que solo había una forma de hacer las cosas.

-¿Te acuerdas? ¿ Y lo que sufriste por cosas que nunca te pasaron? Ahora lo que no te afecte directamente, como que…

Claro que se cambia . Se cambia con la edad porque nos hacemos màs sabios ¿ o quizás más maníaticos? No dije que cambiáramos para mejor. ( Allá cada uno)

También cambiamos cuando la vida se nos levanta de patas. Esa crisis, ese accidente, ese acontecimiento inesperado que nos rompe la confortable rutina y nos pone a prueba. Ahí, claro que cambias. No te queda otra. O te adaptas o te mueres. O languideces que no sé si es peor. Como aquella señorita de una obra de Antonio Gala que esperó tarde tras tarde, durante 20 años a su amado. El mismo traje, la misma hora. La cara vieja, viejo el cuerpo, creyéndose la misma joven que una vez fue.

Siempre hay quien se queda encogido y agarrado a su silla mientras la vida le sacude. ¿Esto a mi? Imposible. Yo quiero, exijo, que vuelva mi mundo de ayer. Y mientras el tiempo va pasando, vive de los recuerdos.

Se cambia con terapia psicológica. Para eso se va, no? Allí aprendes a hacer y sobre todo a ver las cosas de otra forma, a relativizar y a destruir esos principios que de tan sólidos que son, te machacan. Se amplían horizontes y se encuentran distintas salidas cuando sólo se creía una posible

Bien es verdad que uno tiene una tendencia natural que le impide darse la vuelta del revés . Es más ,cuando vemos que uno pasa de una posición a la opuesta, en realidad solo es un cambio físico, pues la tendencia escondida es la del extremismo y ésta se mantiene.

El temperamento es el temperamento. Hay caballos pura sangre y éstos no podrán domesticarse como percherones. Tienen una raza que les sale de dentro y les caracteriza. Hay personas que son líderes natos, otras son conciliadores de por sí; los hay exhibicionistas y otros son vergonzosos; unos son realistas y otros siempre persiguiendo la utopía. Ese cambio de 360 grados no existe. Es como meter un animal salvaje en una jaula. Sólo podrá estar a costa de sí mismo y además en cuanto pueda se escapará.

¿ Me estoy contradiciendo?. No. Pongamos un ejemplo. El carácter impulsivo y primario de quien salta por nada y se dispara no creo que pueda evolucionar nunca a un carácter mas reflexivo que elabore internamente lo que le pase y tarde una semana en reaccionar.

No, siempre tendrá esta tendencia a que le hierva la sangre. Con una terapia adecuada aprenderá a templarse, a dispararse menos veces y con menos intensidad. Ahora bien en  una situación muy crítica  tenderá a  volver a hacerlo, vamos que no le va a dar por hacer zen.

Hay el cambio voluntario y el involuntario. El involuntario ya te lo sirve la vida y el que tienes que trabajarte tu requiere de motivación. ¿Cuando se hace? Cuando te das cuenta que si sigues así pierdes mucho, ya sea tu pareja, tu salud o tu trabajo. ¿ que no quieres? Pues oye, mira lo que te estás jugando

Pero esto también requiere una conciencia de que algo estás haciendo mal. El darse cuenta de que tienes responsabilidad en lo que te está pasando. Eso es lo primero. Lo segundo que te merezca la pena hacer el esfuerzo para cambiar. O sea que te motives

– Con la edad que tengo,¿ cómo voy a cambiar?
-Es que yo soy así.
– Chico, pues no seas. ¿ No ves que dejas a tu mujer temblando cada vez que explotas?. Si, que ya se que se te pasa a los 5 minutos. Pero mira cómo le queda a ella el cuerpo.
-Es que yo siempre lo hice así.
-Pues así te fue. Mírate qué contentos están todos a tu alrededor. ¿ qué tal si pruebas a hacerlo de otra manera?
-Lo que me faltaba… A mis … cuarenta tacos voy a ponerme yo a…

Pero si nos está dando la vida palos que ni te cuento. Si las parejas son hasta que nos vaya bien, los trabajos duran lo que duran y casi nadie encuentra oficio para el que se preparó. Cuando pasamos toda la vida ahorrando para comprar una casa, ahora resulta que lo que teníamos que haber hecho era alquilar.

Vivimos más años que nunca, habiendo desaparecido lo supuestamente establecido para cada década. Vamos, que tienes hijos a los cuarenta y pico y te enamoras a los que puedas. Y además la palabra de moda es reinventarse. Y con este panorama me dices : “es que yo soy así.” ¿ Pero cómo así? ¿ Asi antes de que te divorciaras, antes de que la familia feliz que habías formado se dispersara mundo adelante, antes de que “ a mi eso no me pasaría nunca”?

Pues mira, que no hemos tenido que tragar todos…

¿Por qué de repente me siento triste?

¿Por qué de repente me siento triste?

 

 

 

¿Por qué de repente me siento triste?

Hoy hace buen tiempo. Lo estábamos anhelando tras un período de lluvias. El fin de semana estuvimos cambiando los armarios para retirar la ropa oscura e invernal y colocar otra más fresca y colorida. Ya se acabó el curso escolar. Los niños han cerrado sus libros y guardado sus uniformes. ¿ por qué de repente me siento triste

Llegan los primeros veraneantes y se organizan salidas, paseos, baños en el mar… Todo invita a vacaciones y a reencuentros con amigos. A buen humor.

Sin embargo, yo estoy triste. Esa melancolía habitual con la que convivo, se hace más presente ahora. En invierno la justifico con las lluvias y el ambiente nostálgico, la falta de luz, el frío.

Ahora que hay una alegría desbordada, me quedo sin argumentos. Siento que cuando todo el mundo tiene planes, yo no los tengo. Siento que la anhelada y compartida espera del verano me es ajena. Casi que me molesta ese sol radiante que se cuela por mis ventanas.

Será que carezco de temperamento alegre. No suelo ser entendida, pero no puedo evitarlo. Me parece artificial tanto disfrute, tanta alegría. Me siento más sola que nunca, aunque en realidad estoy como siempre, pero hay veces en que me pesa y otras no.

Veo más carencias en mi vida de las que veo habitualmente. Este tiempo que a todos hace tan feliz a mí me pone más mustia. Tanta felicidad me irrita.”- me dice María- ¿Por qué de repente me siento triste?

“Es cuando más echo en falta aquello que no tengo. Por el invierno no lo noto tanto, primero, porque estoy muy liado y segundo, porque cuando acabo de trabajar sólo pienso en meterme en casa .

Pero ahora en verano, que parece que nos pasamos el año anhelando el buen tiempo, cuando llega , daría lo que fuera por tener con quien ir a cenar a una terraza… Es como si te enseñan un caramelo que no puedes comer. Me pone tan mal ver a la gente feliz, que casi prefiero esconderme en casa. Así por lo menos, no me recuerdan lo miserable que es mi situación” — brama Antonio.

La obligación de ser felices

En épocas supuestamente de felicidad, no es infrecuente ver a personas que en vez de contagiarse de la alegría que se manifiesta en su entorno, se sienten más tristes .

Generalmente son personas que conviven con una melancolía con la que se llevan razonablemente y cuyo sentimiento de tristeza se acentúa por contraste con los demás. Es como quien no quiere salir a entretenerse, no ya a divertirse, porque la vuelta a casa sólo le pone más triste.

Se manejan en el ambiente habitual, pero cuando sube la temperatura del ambiente, es como si su cuerpo se desangelase.

En realidad se dan pena a si mismos.

 Dos ideas:

La primera es que hay épocas del año de las que esperamos demasiado. Suelen ser el verano y las Navidades. A febrero no le pedimos nada, pero tenemos unas expectativas de felicidad absoluta para Diciembre y Agosto.

Además idealizamos la situación de los demás y por comparación la nuestra nos parece mísera. Y todo lo juzgamos con muy poca objetividad.

Ahora, ¿Qué pasa? ¿Que hay que divertirse en verano porque es obligatorio, como en Navidad?

¿De verdad quieres tantos planes? Pero, si tu de por sí, eres vagoneta y tranquilón. ¿Te ves aguantando conversaciones que no te importan nada hasta las 4 de la mañana y arreglándote como para ir de boda cada dos por tres?

¿De verdad que te gustaría?¿Te imaginas por un instante en esa situación que tanto envidias?

Y los viajes? De verdad que te cambiarías por alguien que se va de vacaciones a 40 grados con lo bien que se está en tu casa? ¿ Te ves trotando por ahí sólo porque te digan que hay que hacer turismo?

No seas ingenuo, hombre. Todas esas familias que se reúnen en las comidas de verano, ¿ crees que se llevan bien? ¿ Que no acaban discutiendo? ¿Es sólo la tuya la que acaba como el rosario de la aurora? Y la de trabajo que dan… Pobres madres…

¿Y las parejas? ¿Nadie te dijo que el mayor número de separaciones se da a la vuelta de las vacaciones? ¿Lo están pasando bien o cubriendo el expediente?

¿ y si estuvieran deseando volver a la normalidad y parapetarse tras los quehaceres diarios? Pues si que tendrán muchas ganas de pasar 15 días juntos muchos que conozco yo…

¿ y si fueras tú la envidiada?

Sí, tú, la que está sola y no tiene que tirar por nadie que no le apetece

¿ y si resulta que muchos estuviéramos deseando volver a la normalidad?

Que debajo de tanto maquillaje y sonrisa hay muchas tristezas también. Y mucho marketing impuesto.. Tanta carcajada y tanto fiesteo. ¿Tu sabes si están alegres o se obligan a estarlo? Menuda cruz ¡

La segunda es que sea como fuere, tu realidad es la que es y flagelándote por querer que sea distinta no lo vas a conseguir, ni tampoco anhelando algo que no está a tu alcance.

Hay cosas que no puedes conseguir y cosas que sí.

Pues fíjate en éstas.

Te deslumbra el que tu vecino tenga mucho éxito con las chicas y tú no te comas una rosca, pues busca ligarte a una. 1000 va a ser difícil, pero una quizás sea posible. Que no tienes pandilla, no rabies, intenta hacer una amiga.

Que no vas de crucero, ¿Qué tal un fin de semana en casa rural? .¿ Y hacer turismo en tu ciudad?

¿Qué estás solo? No hay nada permanente. Tu situación puede cambiar en cualquier momento. Aprovecha para probar tus alas. Y mira, a lo mejor tampoco estás cargando con una pareja-tostón que hay miles aunque tu las veas idílicas.

¿Que notas más las ausencias? Lo entiendo perfectamente, pero no te cierres a lo que te queda. Si lo haces, estás sumando pérdidas a las que de por sí te da la vida.

Así que no te sientas tan desgraciado.

Y ponte en marcha a conseguir algo de lo que quieres. Quizás solo lo que de verdad anhelas sea un pequeño cambio, pero como no lo sabes y sueñas con los mensajes de la publicidad…

Y quizás ni siquiera un cambio, a lo mejor te gusta tu vida como es, pero como no la ves….

Y en último término, mejor que aproveches lo que tienes hoy, a ver si luego tienes menos.

No Comments