985359826 y 645843524 consulta@pilardelamo.com
¿Por qué de repente me siento tan triste?

¿Por qué de repente me siento tan triste?

 

 

 

¿Por qué de repente me siento tan triste?

¿Te sucede que precisamente cuando hay fiestas, vacaciones, te sientes tú más triste?  ¿Quieres cerrarte en casa, por Dios y que pase pronto y volvamos a la triste vida normal? Si es así, mira a ver si te suena mi historia de hoy.

Hoy hace buen tiempo. Lo estábamos anhelando tras un período de lluvias. El fin de semana estuvimos cambiando los armarios para retirar la ropa oscura e invernal y colocar otra más fresca y colorida. Ya se acabó el curso escolar. Los niños han cerrado sus libros y guardado sus uniformes. ¿ por qué de repente me siento triste

Llegan los primeros veraneantes y se organizan salidas, paseos, baños en el mar… Todo invita a vacaciones y a reencuentros con amigos. A buen humor.

Sin embargo, yo estoy triste. Esa melancolía habitual con la que convivo, se hace más presente ahora. En invierno la justifico con las lluvias y el ambiente nostálgico, la falta de luz, el frío.

Ahora que hay una alegría desbordada, me quedo sin argumentos. Siento que cuando todo el mundo tiene planes, yo no los tengo. Siento que la anhelada y compartida espera del verano me es ajena. Casi que me molesta ese sol radiante que se cuela por mis ventanas.

Será que carezco de temperamento alegre. No suelo ser entendida, pero no puedo evitarlo. Me parece artificial tanto disfrute, tanta alegría. Me siento más sola que nunca, aunque en realidad estoy como siempre, pero hay veces en que me pesa y otras no.

Veo más carencias en mi vida de las que veo habitualmente. Este tiempo que a todos hace tan feliz a mí me pone más mustia. Tanta felicidad me irrita.”- me dice María- ¿Por qué de repente me siento triste?

“Es cuando más echo en falta aquello que no tengo. Por el invierno no lo noto tanto, primero, porque estoy muy liado y segundo, porque cuando acabo de trabajar sólo pienso en meterme en casa .

Pero ahora en verano, que parece que nos pasamos el año anhelando el buen tiempo, cuando llega , daría lo que fuera por tener con quien ir a cenar a una terraza… Es como si te enseñan un caramelo que no puedes comer. Me pone tan mal ver a la gente feliz, que casi prefiero esconderme en casa. Así por lo menos, no me recuerdan lo miserable que es mi situación” — brama Antonio.

La obligación de ser felices

En épocas supuestamente de felicidad, no es infrecuente ver a personas que en vez de contagiarse de la alegría que se manifiesta en su entorno, se sienten más tristes .

Generalmente son personas que conviven con una melancolía con la que se llevan razonablemente y cuyo sentimiento de tristeza se acentúa por contraste con los demás. Es como quien no quiere salir a entretenerse, no ya a divertirse, porque la vuelta a casa sólo le pone más triste.

Se manejan en el ambiente habitual, pero cuando sube la temperatura del ambiente, es como si su cuerpo se desangelase.

En realidad se dan pena a si mismos.

 Dos ideas:

La primera es que hay épocas del año de las que esperamos demasiado. Suelen ser el verano y las Navidades. A febrero no le pedimos nada, pero tenemos unas expectativas de felicidad absoluta para Diciembre y Agosto.

Además idealizamos la situación de los demás y por comparación la nuestra nos parece mísera. Y todo lo juzgamos con muy poca objetividad.

Ahora, ¿Qué pasa? ¿Que hay que divertirse en verano porque es obligatorio, como en Navidad?

¿De verdad quieres tantos planes? Pero, si tu de por sí, eres vagoneta y tranquilón. ¿Te ves aguantando conversaciones que no te importan nada hasta las 4 de la mañana y arreglándote como para ir de boda cada dos por tres?

¿De verdad que te gustaría?¿Te imaginas por un instante en esa situación que tanto envidias?

Y los viajes? De verdad que te cambiarías por alguien que se va de vacaciones a 40 grados con lo bien que se está en tu casa? ¿ Te ves trotando por ahí sólo porque te digan que hay que hacer turismo?

No seas ingenuo, hombre. Todas esas familias que se reúnen en las comidas de verano, ¿ crees que se llevan bien? ¿ Que no acaban discutiendo? ¿Es sólo la tuya la que acaba como el rosario de la aurora? Y la de trabajo que dan… Pobres madres…

¿Y las parejas? ¿Nadie te dijo que el mayor número de separaciones se da a la vuelta de las vacaciones? ¿Lo están pasando bien o cubriendo el expediente?

¿ y si estuvieran deseando volver a la normalidad y parapetarse tras los quehaceres diarios? Pues si que tendrán muchas ganas de pasar 15 días juntos muchos que conozco yo…

¿ y si fueras tú la envidiada?

Sí, tú, la que está sola y no tiene que tirar por nadie que no le apetece

¿ y si resulta que muchos estuviéramos deseando volver a la normalidad?

Que debajo de tanto maquillaje y sonrisa hay muchas tristezas también. Y mucho marketing impuesto.. Tanta carcajada y tanto fiesteo. ¿Tu sabes si están alegres o se obligan a estarlo? Menuda cruz ¡

La segunda es que sea como fuere, tu realidad es la que es y flagelándote por querer que sea distinta no lo vas a conseguir, ni tampoco anhelando algo que no está a tu alcance.

Hay cosas que no puedes conseguir y cosas que sí.

Pues fíjate en éstas.

Te deslumbra el que tu vecino tenga mucho éxito con las chicas y tú no te comas una rosca, pues busca ligarte a una. 1000 va a ser difícil, pero una quizás sea posible. Que no tienes pandilla, no rabies, intenta hacer una amiga.

Que no vas de crucero, ¿Qué tal un fin de semana en casa rural? .¿ Y hacer turismo en tu ciudad?

¿Qué estás solo? No hay nada permanente. Tu situación puede cambiar en cualquier momento. Aprovecha para probar tus alas. Y mira, a lo mejor tampoco estás cargando con una pareja-tostón que hay miles aunque tu las veas idílicas.

¿Que notas más las ausencias? Lo entiendo perfectamente, pero no te cierres a lo que te queda. Si lo haces, estás sumando pérdidas a las que de por sí te da la vida.

Así que no te sientas tan desgraciado.

Y ponte en marcha a conseguir algo de lo que quieres. Quizás solo lo que de verdad anhelas sea un pequeño cambio, pero como no lo sabes y sueñas con los mensajes de la publicidad…

Y quizás ni siquiera un cambio, a lo mejor te gusta tu vida como es, pero como no la ves….

Y en último término, mejor que aproveches lo que tienes hoy, a ver si luego tienes menos.

No Comments

Post A Comment

 

Conectado como pilar

¿Qué puedo hacer para animarme cuando estoy de bajón?

¿Qué puedo hacer para animarme cuando estoy de bajón?

estrategias para superar la triseza

que puedo hacer para animarme cuando estoy de bajón

¿ Qué hago cuando estoy triste?

¿Estás angustiada buscando en Google qué hacer para quitarte esa tristeza?

¿De bajón?

Pues sigue leyendo

No vamos a a hablar de psicología positiva o de cómo conseguir la felicidad en 12 pasos. No, vamos a hablar de mejorar la situación de una persona que está triste e impedir que empeore. Así, que nadie espere ideas geniales o saltos de gigante. Solo pequeñas pistas para tirar para adelante y no empeorar cayendo en un pozo lo que es mucho.

Hay personas meláncolicas

La tristeza es una emoción consustancial con las pérdidas reales o psicológicas y se quita cuando éstas se asumen. Porque en la vida no se puede tener todo y hay ganancias y renuncias. Aparte, hay caracteres tendentes a la melancolía.. Y las mujeres concretamente ven sus estados de ánimo muy influenciados por los cambios hormonales. Lo que les da lugar a altibajos emocionales difíciles de controlar.

Cuando una persona está triste o baja le resulta difícil seguir los consejos bienentencionados de las personas que la rodean. Por mucho que la  quieran y se preocupan por ella.. Aunque muchas ni siquiera la entiendan. ¿Estás baja? ¿Baja de qué?

Otras, incluso le harán sentirse culpable por no tener ganas de nada y no ver las comodidades que su vida le ofrece por contraposición a las tragedias de la vida. Pero, ¿ que te falta? Piensa en….. Entonces, si…..

Por mucho que se quiera a alguien es muy difícil empatizar si las posiciones son muy distintas. Es como sintonizar en otra frecuencia . Por eso a veces las personas no nos sentimos entendidas. Pasa con frecuencia cuando los tonos vitales son muy diferentes.

Una persona animosa, activa, con tono vital alto no puede entender que alguien no funcione de esa manera. Aunque sí pueda respetarlo y esto es mucho, pero difícilmente aconsejará adecuadamente a esa persona.

Ideas para encontrarte mejor

Dentro de este panorama hay pequeñas ideas que pueden ayudar a salir de esos momentos tristes y no caer en mayores desánimos.

Si te instalas en el papel de víctima, estás perdido. Todo lo que te pase, todo lo que veas será contaminado por esa visión de túnel y hará que te sientas peor y que no hagas nada por salir.

Si te metes en bucle de pensamientos negativos sobre lo desgraciado que eres y todo lo que te falta, te hundes más en tu tristeza y luego ¿Quién te saca?

Para no sentirse víctima, te pase lo que te pase no puedes tomarlo de forma personal. Son cosas que suceden y te tocó. Con encajarlo tienes bastante. Estás triste porque te dejó el novio? Con esto ya tienes más que bastante así que no lo proyectes al futuro pensando que no te va a querer nadie.

Tampoco puedes comparar. A no ser que lo hagas con aquellos que están peor que ti, que generalmente son una inmensa mayoría, pero no los vemos. Sólo nos comparamos con aquellos que tienen ese aspecto concreto que nos falta y nos olvidamos de todas sus carencias que también las tienen.

La buena noticia es que ese sentimiento de tristeza pasa asi que calma, que no va a a ser eterno. Este sentimiento de tristeza o de vacío que tienes hoy como no es una depresión, va a cambiar. Cambiará mañana cuando vayas a trabajar y no tengas tiempo de pensar. O cuando vengan tus hijos a verte, o cuando recibas una buena noticia o cuando veas una película/partido que te entretenga o cuando algo te active y salgas de ese bucle negativo. Así que lo mejor que haces es tranquilizarte. Hoy te tocó un día malo o una temporada si quieres, pero como no hay mal que diez años dure, pues no será eterno.

De todas formas , mejor te activas tu solo a ver si te distraes y se te quita el bajón.

Estrategias

Llora. Hay personas a la que una buena llorera les alivia y les deja nuevos. Libera toda la tensión que tienen dentro y una vez vacíos, ya se acabó. A otra cosa. No le tengas miedo a llorar, para cuando se acaban las ganas. Y se acaban.

Escribe. Vierte en el papel eso que te abruma así aflorarán tus emociones y se ordenarán.

Escucha música. La música activa los centros de placer del cerebro y transmite sensaciones positivas. Siempre y cuando no te recrees buscando canciones melancólicas o asociadas con todo lo que te pone negativo.

Sal y muévete. Pasea junto al mar, sal a correr, vete al gimnasio, gasta adrenalina que te vas a sentir nuevo. O baila. Ya sé que no tienes ganas, pero si lo haces, en seguida te entran y te distraes de tu tristeza interior. Sólo estar al sol y al aire libre es  ya beneficioso.

Llama a un amigo/amiga y le echas la llorada o váis de cañas si prefieres.

Lee. Puedes sumergirte en una novela que te haga olvidarte de ti con una historia ajena. O leer historias inspiradoras en libros de autoayuda , de personas como tú y como se manejan con la tristeza

Pero si estás más bajo y no quieres hacer ningún movimiento, por hoy te dejamos en pijama por casa y debajo de la manta.. Te dejamos que comas mal y que veas la casa hecha un asco. Pero solo hoy, mañana ponte las pilas y se acabó la tontería.

Dos cosas mas: Confía en la vida que siempre encuentra caminos y no hagas nada que empeore tu situación y si ves que tu tristeza persiste, pide ayuda antes de caer en una depresión.

lo único que importa en la vida. 9 claves para ser feliz